musica musica
domingo 03 de junio de 2018

Heliotrópico, el disco luminoso de Manuel Moreira

Esta noche. El cantautor e integrante del programa La venganza será terrible, de Alejandro Dolina, se presenta a las 21

Manuel Moreira es un cantautor que se define a sí mismo como un explorador de la canción que no se encasilla en ningún estilo o género musical. Integra la orquesta del mítico programa radial La venganza será terrible y llega a Mendoza para mostrar su tercer y último disco. Será hoy, a las 21, en Lobby Bar (Peltier y San Martín, Mendoza capital).

Heliotrópico cuenta con la participación especial de Kevin Johansen, lo que lo hace un disco muy especial. Además, tiene arreglos finos, ritmos picantes, letras profundas y una voz que recorre con su timbre varios estilos y que penetra en los corazones de quienes la escuchan.

Estas canciones formarán parte de su show acústico, en el que también interpretará temas de sus otros dos discos, Niño y Más que razones, que son una fotografía de su vida. Como dijo alguna vez Alejandro Dolina: "La voz de Moreira nos va a acompañar por mucho tiempo y va a incorporarse al grupo selecto de nuestros acentos inconfundibles". Seguramente esto también sucederá en Mendoza, en la cita de hoy.

Moreira habló con Diario UNO sobre este presente que lo encuentra mostrando su tercer disco.

–¿Por qué elegiste ese nombre para tu disco? ¿Tiene que ver con tu parte luminosa?
–El nombre de mi disco significa el mecanismo que tienen las plantas para crecer, para salir a la luz. Y un poco, cuando fui grabando este disco, yo venía saliendo de una oscuridad que coincide con la salida del disco. Tiene que ver con mi parte luminosa también, esa parte que tenemos todos y que debemos tener en cuenta que existe. Hay que ir hacia ese lugar, donde somos plenos. La música y el amor para mí son las cosas fundamentales, las que me mueven plenamente. Por eso me siento muy contento con que el disco me sacó de un lugar oscuro y me puso en uno luminoso.

–¿El nombre tiene que ver con las letras del disco?
–Las letras del disco tienen algo luminoso también. Tienen mucho de la naturaleza porque para mí es imposible no conectarme con ella, hay una canción que se llama Te envidiarán las flores. Es una canción que la va cantando una mujer hasta después de muertos. Y esa letra me ha venido casi en tiempo real. Tengo mucha conciencia del universo, de cómo somos muy pequeños, ínfimos. Y, a pesar de eso, nos enamoramos, componemos, nos entristecemos, lloramos. Trato de no perder nunca en mis composiciones la objetividad de nuestra función universal. Es más fácil darse cuenta de todo esto desde la luminosidad. Pero bueno desde la oscuridad también se ven otras cosas, ¿no?

–Todos los días estas en un programa de radio: ¿Esto influye en tus composiciones o estilos variados?
–Estar es un programa de radio te permite estar cantando todos los días. Además también te permite estar en contacto con el público. Una de las cosas por las cuales yo soy muy ecléctico es porque he estudiado muy bien cada uno de ellos: música country, trova cubana, bossa nova. El estudio de todo esto me fue dando una dirección y la posibilidad del ensamble con lo latino, el tango o la lírica fue gestando lo que soy. En este disco realmente se refleja mi diversidad de estilos.

–Si hacés un recuento de tus discos, ¿cómo fue evolucionando cada uno o qué distingue uno del otro?
–Más que un recuento de mis discos tendría que hacer un recuerdo de mi vida. Porque mis discos son una foto de mi vida, son momentos que fui viviendo. La situación es que cuando saqué mi primer disco, Más que razones, había muchas canciones que venía haciendo desde hacía mucho tiempo. Era como buscar mi sonido, mi estilo. Creo que eso llegó finalmente con Niño, mi segundo disco. El nombre del disco se debe precisamente al juego que hubo en el momento de componer tanto la letra como la música y la luz que transportan los niños en sus miradas, a pesar de sus tristezas. Es cuando mejor me fue, cuando dejé que mandara la música en mí. Y este último disco para mi tiene mucho latino, más de trova. Hay cuarteto de cuerdas, otras texturas, ritmos nuevos. La banda está presente con arreglos. Mis discos están en las redes por lo que todos pueden escucharlos. Mis discos sin dudas tienen mi vida.

–¿Desde cuándo cantás?
–Yo canto desde los dos años. Era muy chico, no sabía ni hablar pero cantaba. El canto siempre me hizo sentir muy feliz y nunca paré de cantar. Luego cantaba en el colegio, en las clases de música y posteriormente armé distintas bandas. Cuando empecé a cantar con una guitarra una canción en un campo, salió prácticamente sola, eso fue mágico. La conjunción de armónicos fue increíble y no pude dejar de hacerlo nunca más.

–¿De dónde vienen tus letras?
–Yo tengo letras que siento que escribí yo y otras que no, que siento que me las mandan. Parece esotérico pero muchas veces escribo como en trance ya que ni la letra es igual a la mía. Para mi es completamente normal, ya que son estados de composición. Algunas veces cuando lees lo que escribiste es muy extraño. Yo abro la canilla en cada una de mis composiciones y dejo que el mensaje venga.

–¿Hay magia cuando cantás?
–Yo trato de que sí. Si no sucede siento que no estoy haciendo las cosas bien. Cuando canto y la magia no está, no lo estoy haciendo bien, sin dudas. Cuando uno canta con plenitud algo pasa por tu cuerpo, yo trato de dar lo mejor siempre.

–¿Por qué cantás o para quién?
–Porque es mi vocación. Por eso lo hago con felicidad, y si eso transmite luz y alegría ese es mi propósito. Creo que no es un por o para sino lo que tengo que ser.

–¿Qué es lo mejor que tiene este disco?
–Este disco refleja un poco lo que soy hoy. Todas las canciones tienen un mensaje. Además participa Kevin y eso es un regalo. Me siento bendecido por este disco y espero los que vendrán.
Fuente:

Más Leídas