musica musica
sábado 14 de abril de 2018

Eruca Sativa, el trío que se apoderó del rock alternativo

La banda cordobesa llega a la provincia para presentar su último disco. Un mano a mano imperdible con su baterista deja al descubierto la intimidad del grupo.

Por María Echegaray

Fue la única banda argentina con doble nominación en los Latin Grammy, ganó dos Premios Gardel, arrasó en el Luna Park, cerró el año con un multitudinario show en el estadio Obras y ahora, tras el 2017 lleno de éxitos y reconocimientos, Eruca Sativa vuelve a la provincia para celebrar sus 10 años de carrera.

El power trío cordobés formado por Luisina Lula Bertoldi (voz y guitarra), Brenda Martin (bajo y coros) y Gabriel Pedernera (batería y coros) se presentará hoy, a las 22 en el N8 Show & Bar estudio con un espectáculo en el que repasarán temas del último disco, clásicos y, además, estrenarán material de su nuevo trabajo, Vivo.

Con su estilo particular en el que se mezclan diferentes elementos de rock, funk, blues y grunge, Eruca Sativa ha conquistado el país entero. La banda ya cuenta con cuatro discos de estudio: La carne (2008), Es (2010), Blanco (2012) y Barro y fauna (2016) cumpliendo una década de éxitos y de crecimiento artístico y popular que la han convertido en un ícono del rock alternativo argentino
.
Antes de su gran regreso a las tablas mendocinas, Escenario dialogó con Gabriel Pedernera, que repasó su historia, los inicios, las pautas que rigen el funcionamiento del grupo y todo los entretelones de los Premios Grammy.

–¿Cómo nació la banda?
_La banda se forma en noviembre del 2007. Con Lula y Brenda empezamos a compartir distintos escenarios, diferentes juntadas con músicos pero cada una con sus bandas. Nos cruzábamos permanentemente y vimos que pasaba algo especial cuando estábamos juntos, había química y eso también se veía en el público. En ese momento se nos ocurrió tocar los tres juntos. En diciembre dimos el primer concierto y a partir de allí comenzamos a viajar, a hacer nuestras canciones y a los cinco meses llegó nuestro primer disco. Desde ese momento la rueda no paró de girar.

–¿Qué significa Eruca Sativa?
–Originalmente el grupo se llamaba oruga, ese nombre duró un día (ríe). Eruca Sativa significa oruga salvaje en latín. Nos gustó cómo sonaba pero sobre todo quisimos conservar el concepto de la oruga que mantiene su esencia pero va cambiando, va mutando, se va convirtiendo en otra cosa. Uno de nuestros mantras es estar cambiando permanentemente. Aprender, evolucionar, variar, no hacer lo mismo, no escribir igual, dar conciertos que siempre sean diferentes. Buscamos ir tomando nuevas formas, nuevas historias, nuevos sonidos, somos cambiantes como la oruga.

–¿Cómo hacen para mantener la química después de 10 años?
–La banda es como la familia. Respetarnos, escucharnos y ponerse en el lugar del otro siempre ha sido una regla obligada. Tiene que ver con el respeto, con el amor, con el amor por la música, y de tratar de pasar siempre un buen rato. A veces pasan cosas increíbles, nosotros hemos tenido mucha suerte pero otras veces pasan cosas que no están tan buenas y allí es cuando hay que saber mantener la calma, escuchar al otro y convivir.

–¿Cómo es la convivencia de la banda?
–Es mucho más fácil de lo que parece. Cuando uno trabaja con personas tan talentosas, dotadas con tanta energía y con tanto amor por la música es imposible que sea difícil. Vamos todos hacia el mismo camino. Yo no sé cómo sería la banda de otra forma, no la imagino, no la concibo siquiera. Una de las coas que nos unen más es la admiración que tenemos por el otro. Yo soy un agradecido de tener las compañeras que tengo, son dos monstruos.

–¿Alguna vez te imaginaste el éxito que tienen ahora?
–Siempre estuve seguro de lo que hacíamos, de que íbamos a poder transmitirle a la gente esta química tan especial que tenemos entre nosotros. No sé si me imaginé que se iba a dar de esta forma, que iba a ser tan rápido y con tantas sorpresas. Nunca fue de un día para el otro, pero sí fue muy natural. Ya desde el primer año tocábamos y después volvíamos a tocar al mismo lugar y ya iba mucho más gente, cada vez se sumaba más. Por suerte no hubo nada abrumador que no pudiéramos manejar. A diferencia de otros grupos, el reconocimiento nos llegó en forma relajada y orgánica lo que nos permitió tomar las decisiones de una manera inteligente, de conservar lo que somos y de tener siempre los pies sobre la tierra.

–¿Qué lugar ocupa Eruca en el rock nacional?
–Es muy difícil emitir un juicio desde adentro, a mí me toca ser parte, me cuesta verlo desde afuera. Lo que sí puedo asegurar es que siempre hemos tratado de dar lo máximo, de hacer lo mejor posible, de dar los conciertos hasta el límite de nuestras posibilidades. Espero que gracias a nuestro trabajo haya cada vez más gente que quiera escuchar nuestra música y también que quiera hacerla.

–¿Cómo ves a las nuevas bandas que están surgiendo?
–Hay un montón de grupos que nos gustan. Siempre tratamos de ser muy rigurosos con los artistas que abren nuestros shows. Yo veo la escena muy nutrida, es un momento muy lindo del rock. Han nacido un montón de grupos, muchas voces muy interesantes. Estoy muy contento y muy conforme con toda la escena.

–Tras 10 años de trabajo, ¿qué consejos les darías a estos grupos nuevos?
–No me siento bien como para bajar una línea, no soy quién para hacerlo pero sí me gusta responder desde mi verdad, desde lo que yo he vivido, de transmitir las cosas que nos hay ayudado a nosotros. El lema para mí es "la música siempre está primero". El look, la pose, la foto, el marketing todo eso viene después. La música es lo más importante, cuando no pasa así es cuando llegan las tragedias o desastres como cuando un músico llega ocho horas tarde a tocar y la gente destroza todo. Para un grupo que recién empieza tener este ejemplo no suma. Lo que hay que hacer es música, mirar para adentro y decir qué es lo que quiero, cuál es la música que quiero tocar. Los jóvenes están muy esclavos de los likes, de las redes. Hay que hacer lo que uno intuitivamente como músico quiere hacer. No lo veo a David Bowie cambiando sus canciones o haciendo algo por likes. Lo de buscar esa cosa de pegarla no va.

–¿Cómo fue estar en la entrega de los Premios Grammy Latinos?
–Fue impresionante. Poder estar en un evento así y compartir con artistas tan grosos como Carlos Vives, Natalia Laforcude, Camila Cabello es único. Desde la emoción de estar ahí, más el hecho de hacerlo por doble nominación fue un orgullo. Además ser parte de todos los eventos que hay durante esa semana y compartir con los mejores profesionales de la industria musical fue algo increíble. Necesitamos que Argentina vuelva a estar presentes en ese tipo de eventos. Porque la música argentina es muy respetada en el exterior. Necesitamos volver a activar la participación argentina y haberlo hecho nosotros con nuestra presencia en los Grammys me hace muy feliz.

–El año pasado cerraron en Obras, recién llegaron de España, ¿cómo sigue este año?
–Seguimos con una gira por el país hasta junio. En junio haremos el teatro Vorterix y después tenemos ganas de volver a Perú, Chile, Bolivia, Colombia, y Costa Rica. Obviamente queremos empezar a trabajar en nuestro material nuevo. La rueda sigue girando.
Fuente:

Más Leídas