Musica Viernes, 19 de octubre de 2018

El padre de la cumbia

La Repandilla se presenta este viernes en la Megafiesta de El Santo con Nene Malo y El Villano.

Uno de los géneros más populares y con más adeptos del país es la cumbia villera. Esta música nació en los barrios de bajos recursos para contar algunas problemáticas sociales.

Argentina es cuna de este género y uno de los países con mayor cantidad de bandas. Si indagamos en la historia del género hay que mencionar a Yerba Brava, Damas Gratis y a Pibes Chorros.

Yerba Brava fue creado en 1998 por Juan Carlos El Monito Ponce -falleció en el 2014 a causa de un ACV con 49 años- que dejó la banda en 2002 cuando Oscar Belondi quedó al mando del grupo. Luego Belondi, dos años después, dejó la banda y formó La Repandilla, agrupación que actualmente es de las más reconocidas del género junto con Damas Gratis.

Este viernes por la noche, desde las 22, La Repandilla junto con El Villano y Nene Malo se presentarán en una megafiesta en El Santo.

Diario UNO habló mano a mano con Oscar Belondi que contó cómo está la situación de la cumbia en el país.

-Vuelven a Mendoza, ya son un clásico de la provincia...

-Vamos mucho, somos parte de la familia porque nos gusta mucho el vino (risas). Vamos a hacer nuestro show y estamos muy contentos porque siempre apuestan a nosotros en Mendoza.

-¿Cómo es hacer música popular en tiempos de crisis?

-Esto influye mucho a nivel nacional en todos los rubros, aspectos y circunstancias de la vida. Cierran fábricas, negocios y va todo de la mano. Dejar de darse gustos para salir de los quilombos escuchando música es un esfuerzo muy grande.

-¿Cómo viviste el nacimiento de la cumbia a la actualidad?

-Soy consciente de qué algo tan chiquito terminó en algo muy grande. Antes en cualquier baldío se hacía un show. Ahora la onda es distinta, la generación es otra. Hay menos lugares para tocar pero todo cambia y hay que adaptarse. Se perdió mucho la magia entre el artista y la gente.

-¿Qué creés que hizo esto?

-Hay gente que no cuida al artista y especulan en salvarse sin importar el sonido ni cómo salió el show.

-¿La gente subestima la cumbia villera?

-Cuando íbamos a fiestas importantes nos miraban mal. "Estos negros piqueteros qué hacen acá" pero después subíamos al escenario y cerrábamos con una fiesta.

-¿Esa asociación con la droga o la delincuencia, les molesta?

-No me molesta, sé quién soy y qué educación quiero para mis hijos. Las calaveras son todas blancas. Los villeros roban por necesidad y los que matan no. El problema arranca de arriba, nosotros no tenemos la culpa.

Más noticias