musica musica
viernes 04 de mayo de 2018

"El mundo está siendo dirigido a un lugar erróneo"

El músico jamaiquino Ziggy Marley, hijo mayor de Bob Marley, lanzará el próximo viernes 18 su séptimo álbum solista, "Rebellion rises", compuesto por canciones que enhebradas en la idea del amor recorren el reggae y sus fusiones, una marca del artista desde que abandonó los Melody Makers y arrancó su carrera en solitario con "Dragonfly" en 2003.

"El amor es la rebelión, todo viene con amor. Hay muchas formas diferentes de interpretar el mensaje de la canción, tiene que ver con cualquier aspecto de cambios que necesitamos. Necesitamos más amor", explica el músico, en charla telefónica con Télam desde Los Ángeles.

Ziggy Marley - Rebellion Rises (Official Lyric Video)

En dicho sentido, el cantante, de 49 años, que aprendió desde pequeño a tocar la guitarra de la mano de su padre, subraya que este nuevo trabajo discográfico alza "la voz de la humanidad" y reafirma: "Es la voz de todos nosotros y para todos nosotros".

Ziggy supo reconquistar al público de Melody Maker y cautivar nuevas miradas con su debut solista, "Dragonfly", que albergó temas como "True to myself" o "Looking", y cuatro años después redobló la apuesta con "Love is my religion", que incluyó las populares "Black cat", "Friend" y, por supuesto, la que tituló el álbum, además de alcanzar su primer Grammy como mejor álbum de reggae, en este nuevo recorrido que emprendía.

Y ese no fue el único: en 2009 obtuvo otra estatuilla por "Family time", un álbum con música para niños, en 2013 otra por "Ziggy Marley in concert" grabado en Estados Unidos, un año después fue reconocido con el Grammy por "Fly rasta", y en 2016, otra vez, por "Ziggy Marley", el antecesor de "Rebellion rises".

Pero el compositor y también activista, de largas rastas y sonrisa dibujada, sabe que lo importante de levantar un lauro no son los flashes de las cámaras, sino "más oportunidades -manifiesta- de hacer llegar mi mensaje. Ese es el objetivo y ganar el Grammy hace más fuerte mi voz".

-La mayoría de tus composiciones tratan sobre el amor y alcanzar la paz sin violencia pero ¿cómo se aplica eso a un mundo indiferente e injusto?
-Nunca vas a lograr el amor si estás en presencia de violencia. Podemos hacer mucho más de lo que pensamos. Esto tiene que ver con las personas, no con política o religión sino con cómo los seres humanos cambiamos la realidad.

-Sin embargo somos parte de un sistema, ¿de qué modo escapamos a eso?
-La respuesta es el amor. Es muy simple. Tenemos que parar de pensar que es difícil porque es lo que el sistema quiere que pienses. "Es muy difícil amar, no podemos hacerlo", es lo que quieren que creamos pero no es verdad. Es fácil. Se trata de un cambio de conciencia.

-¿Cómo empezamos con los cambios?
-Escuchando música es un buen comienzo. Música con un buen mensaje. La música es muy influyente en la sociedad, cuando la gente escucha música que es beneficiosa para la humanidad entonces se va a sentir inspirada. La música inspira la cultura, la manera en que nos vestimos y nos vemos. Si inspira la cultura, ¿por qué no puede cambiar a los seres humanos? Necesitamos escuchar música con un buen mensaje.

-En tu caso, ¿cómo te das cuenta cuando estás frente a una buena canción?
-Pienso en la emoción que me da la canción, si me produce alguna emoción cuando la canto y si puedo compartirla con otros seres humanos para que la sientan también. Esa es la importancia de la música para mí, cuando veo una respuesta así me doy cuenta de que estoy bien, de que todo tiene un sentido.

-En cuanto a lo musical, ¿cuán natural te resulta agregarle al reggae elementos de rap, hip hop o R&B? ¿esa fusión es el futuro de la música negra?
-Es muy natural, porque está todo influido por algo similar. Toda música está influida por otra y encontrás elementos de todo en el R&B. Y sí, podría decir que sí es el futuro, pero todo es parte de eso al ser música. Todo tiene algo de influencia en la gente.

-¿Y cuáles son tus influencias?
-Son todas, de verdad. Obviamente tengo que mencionar a mi padre, que es mi máxima influencia en la música reggae, pero también todo es una influencia en distintos niveles.

-¿Qué legado te dejó Bob?
-La integridad, la verdad, la justicia, los derechos humanos y el amor. Es una herencia real, un mensaje que dejó para todo el planeta. Me parece importante llevar ese mensaje para toda la humanidad. Es un camino muy largo.

-¿Considerás que el significado del reggae cambió desde que ya no está tu padre?
-No realmente. Aunque mi padre no esté físicamente, su música está, su voz está, él está presente en ese sentido. Luego de él siguió todo su curso.

-¿Hay algo que haya hecho tu padre y que vos no repetirías?
-Probablemente tener tantos hijos con tantas mujeres (risas).

-Hablando de la familia, tu hija Zuri se volcó al mundo del electrodance, rock y pop. ¿Trataste de convencerla de hacer reggae?
-No, no (risas). La música es música, no la discriminamos.

-¿La estás produciendo?
-No, simplemente no quiero y no hago lo que no quiero (risas). Ella probablemente tampoco quiere.

-¿Visitás seguido Jamaica? ¿Cómo está la situación allí?
-No sé, hace mucho que no vivo en Jamaica. Pero la pregunta no es sobre Jamaica, sino sobre toda la humanidad. ¿Cuál es la situación en el planeta Tierra? En este planeta que vivimos. Si preguntás, todos van a coincidir. Hay una energía negativa en esta Tierra y debemos hacer algo al respecto. Pasa en Jamaica, Estados Unidos, Costa Rica, Europa y en toda la humanidad. Tenemos que extinguir esa energía, detener esa energía.

-¿Y cómo cambiás esa energía con un presidente como Trump?
-(Risas) No es sobre Trump, se trata de aliarnos. Diría que el mundo está siendo dirigido hacia un lugar erróneo por los líderes del mundo. Podemos verlo nosotros mismos y entonces esa parte es la que necesita un cambio, porque a los seres humanos no les gusta. La humanidad no necesita líderes políticos o religiosos porque no nos gusta lo que vemos. Nosotros tenemos que hacer algo al respecto. No se trata de Trump sino del sistema, es un sistema que potencia esos líderes y tenemos que cambiarlo.
Fuente: Télam

Más Leídas