Musica Sábado, 28 de abril de 2018

Diego Frenkel vuelve con todo el ritmo

El ex líder de La Portuaria presentará su último disco y hará un recorrido por todos sus éxitos, el próximo viernes y sábado en Willys Bar.

Por María Echegaray

Diego Frenkel continúa reinventándose y dejando su marca en el mundo de la música argentina. Es que desde que apareció en escena, a mediados de los '80, en plena efervescencia cultural porteña nunca detuvo su marcha: formó parte de Clap, La Portuaria y Bel Mondo hasta su carrera solista.

Desde sus 19 años, Frenkel descubrió su amor por la música y se embarcó en una carrera llena de desafíos y éxitos. Su mayor reconocimiento lo alcanzó con La Portuaria, banda que causo sensación en los escenarios durante casi 20 años y que ganó al público popular y la prensa pero que en 2010, tras haber tenido un impasse anterior, se disolvió definitivamente.

Sin embargo, su trabajo discográfico nunca se detuvo y hoy ya lleva cinco álbumes propios. Diego Frenkel (1996), Música para bebés (2006), El día después (2011), primer trabajo discográfico posterior a su salida de la banda; Célula (2012), un disco intenso, poético y desprejuiciado, que se entrelaza con el lenguaje del rock, la canción acústica y el pulso electrónico; Espontáneas versiones acústicos (2014), donde hace un repaso de sus clásicos con grandes artistas invitados más un DVD con su show en vivo, y por último Ritmo, su más extrovertido álbum, forman parte de este extenso repertorio. Todos sus temas solistas así como éxitos anteriores serán parte del show íntimo que estará dando el viernes 4 y sábado 5 de mayo, a las 22, en Willys Bar (1371 Mitre, Luján de Cuyo).

Como si fuera poco el cantante, músico y compositor también se animó a la escritura con la publicación de su propio libro, A través de las canciones, en el que hace una original recorrida por su vida y los temas que lo marcaron a fuego en una edición de casi 500 páginas más fotos de su archivo familiar, personal y de amigos varios.

En medio de su ajetreada agenda, Diego Frenkel dialogó con Escenario sobre su carrera, la separación de La Portuaria, su libro y más.

-¿Qué podés adelantarnos del show?

-Soy un visitante asiduo de Mendoza. Me encanta, lo disfruto mucho, es más, creo que ya soy un ciudadano ilustre de Chacras de Coria (risas). Y se trata de un show más íntimo, más chico, en el que también tocaran músicos mendocinos como teloneros y en el que recorreré mis clásicos de siempre, parte del nuevo material y temas de La Portuaria. Estoy muy contento porque cada vez que toco en Mendoza es una fiesta.

-¿Cómo describirías tu último trabajo discográfico, Ritmo?

-Ritmo es el concepto que atraviesa toda la obra. Es un disco cuyo nombre lo define y tiene la investigación más fuerte que he tenido en los últimos años y que se ve también en el show porque trabajo con aparatos electrónicos e incluso tiene una parte performática a través de la danza. Es la idea de Ritmo como fuerza bailable, como ritmo de la naturaleza, del cosmos, de los pulsos vitales. Es un disco intenso en el que el ritmo se ve tanto en al poesía como en lo que voy a dar.

-¿Cómo surgió?

-Se gestó entre giras, filmaciones y mucho movimiento, durante los dos años posteriores a la salida de Célula. Con la misma banda, plenamente conectada y compenetrada, trabajé con ellos tratando que las canciones se armaran con el sonido que se había consolidado y aprovechando al máximo los recursos de cada uno como intérprete y de sus instrumentos, limitándonos a generar el sonido solo con la energía de la banda. El disco se basa en la búsqueda de una sonoridad que mezcla áreas diversas del ritmo como eje, lo africano, el mundo del dance, del disco, del concepto de lo electro pero llevado a la banda, a las guitarras, al bajo y a la batería.

-Has pasado por muchas etapas en tu carrera musical. ¿Cómo ha evolucionado tu estilo a lo largo de estos años?

-Una va buceando y va encontrando cosas nuevas. Yo diría que no es evolución sino una transformación permanente a la que se suma la fuerza de la experiencia y la maduración de las ideas y el hecho de poder dejar de lado todo lo que no tiene sentido. Pero creo que esto pasa no solo en la música sino en la vida. Para mí el crecimiento es sacar lo inútil, despegarse de lo que no sirve y concentrarse en cosas más fructíferas.

-¿Cómo definirías tu estilo actual?

-Nunca lo definiría, no hago eso.

-¿Y si tuvieras que describirlo de alguna forma?

-Solo mostraría lo que hago.

-Una acción vale más que mil palabras...

-Sí , en el mundo de la música y del arte sí.

-¿Cómo fue escribir tu primer libro A través de las canciones?

-El libro surge de mi necesidad de volcar mis experiencias vitales de manera narrativa. Un día se me ocurrió hacerlo a través de las canciones, pero no de cualquier tema sino de canciones que marcan la posta de mi vida y que me han influenciado profundamente. Cada capítulo es una canción y cada canción es una aventura.

-¿Es una autobiografía?

-No me gusta el concepto de autobiografía. Es un libro de crónicas y aventuras con salidas poéticas momentos ensayísticos, hasta filosóficos, y también con momentos graciosos tragicómicos, vergonzosos pero todos cargados de mucha emoción. Creo que con la biografía parece que yo estuviera narrando mi vida cuando en realidad mi vida sigue vigente.

-En el 2010 te separaste de La Portuaria tras 20 años de éxitos, ¿Te arrepentís?

-No para nada, no me arrepiento.

-¿Volverías?

-Nunca cierro la puerta a reunirnos, a la posibilidad de volver. Todo es posible.

-¿Qué proyectos tenés para este año?

-Voy a mantener todo guardado y en dos meses revelo todo.