musica - Chris Cornell Chris Cornell
miércoles 13 de junio de 2018

Corvata Corvalán pide la palabra

Con el periodista Dany Jiménez en la conducción, el líder de Carajo estará en este ciclo de charlas sobre rock, mañana a las 19.30, en la Nave Cultural.

Con la conducción de Dany Jiménez llega la segunda fecha de Palabra de Rock, un ciclo en donde el periodista junto con un músico invitado intercambian ideas e intentan transmitir y desentrañar la experiencia desarrollada en sus profesiones analizando obras (propias y ajenas) y deteniéndose en ejemplos que han acompañado hasta aquí al rock argentino.

Tras el éxito de la primer edición, que contó con la presencia de Piti Fernández de Las Pastillas del Abuelo, esta oportunidad será Marcelo Corvata Corvalán, cantante y líder de Carajo, quien compartirá sus experiencias. El músico del power trío vivirá una tarde a puro rock donde la idea conceptual será describir, profundizar, visualizar, exponer y desmenuzar el trabajo y su rol de músico en las distintas áreas que hacen a su profesión (composición, letras, grabación, puesta en vivo, estética y arte).

Para felicidad de los fans, Corvata también interpretará algunos temas e incluso, junto con el conductor Dany Jimenez, interactuará con el público, debatiendo temas y respondiendo preguntas sin ningún tipo de restricciones.

Antes de la charla, Diario UNO diálogo con Corvata sobre el rock en la actualidad, los 15 años de la banda, la convivencia del trío, el rock mendocino y más.

–¿De qué se va a tratar la charla?
–Creo que es un tiempo justo en mi carrera después de tantos años como para sentarse a hablar de rock. Hoy puedo transmitir mi experiencia, puedo hablar desde mi perspectiva, desde mi lugar como músico y como miembro de la escena. Quizás hace algunos años hubiera dicho que no porque no me hubiera entusiasmado, pero hoy me parece bueno transmitirles a los jóvenes un poco de historia, de cómo se hacían las cosas antes de mostrarles que no todo es el éxito momentáneo, las redes. Muchas veces olvidan lo mas importante que es la formación, el prepararse para estar en un escenario, trabajar duro, que eso es lo que a nosotros nos toco.

–¿Y cómo eran las cosas antes?
–Nosotros grabamos un demo y fuimos tocando puerta a puerta, lo llevábamos a las radios y recorrimos la calle de otra forma. Íbamos a las salidas de los recitales a volantear, era todo mucho boca a boca, había una cosa muy artesanal, muy a pulmón, teníamos que movernos de verdad. Hoy, en cambio, se remplaza todo ese trabajo, ese esfuerzo, por la tecnología, poniendo plata en las redes y ganando usuarios o teniendo un amigo instagrammer que promocione lo que uno hace. Nadie dice que eso está mal o que no es válido pero vaya a saber hasta dónde dura. Nosotros con Carajo tenemos la seguridad de que cada persona que nos vino a ver no fue por moda o por tendencia, sino porque sabía quién era la banda, de qué trataba y no porque una aplicación la recomendó. Nuestros seguidores son fieles y perduran hasta el día de hoy, no son fruto de una influencia del momento.

–¿Cómo se llevan con el público de hoy?
–Tuvimos que adaptarnos a estos tiempos sobre todo con las redes. La diferencia es que la usamos sólo para lo artístico, para transmitir nuevas canciones, conciertos, imágenes de los shows, y no para mostrar nuestra ida al supermercado o el asado del domingo.

–¿Cómo es el presente de Carajo después de 17 años de carrera? ¿Cómo se reinventan?
–Ese es el gran desafío del día a día. Son 17 años de estar juntos y hemos pasado por todas las etapas, desde grandes momentos a crisis difíciles, pero siempre apuntamos a la suma. Carajo es democrático, hay diálogo y se plantea todo. La clave también es respetarnos, respetar los estados de ánimo, los carácteres, por eso a lo largo de los años fuimos pasándonos la posta, asumiendo el liderazgo y tomando las decisiones en momentos diferentes y según las situaciones. Quizás como soy el cantante la gente cree que soy el líder, pero lo cierto es que yo me respaldo mucho en mis compañeros, ellos toman iniciativas y decisiones, y para mí eso siempre ha sido un alivio y una seguridad. Lo difícil es aprender a avanzar como equipo, pero lo hemos logrado.

–¿El estilo también va cambiando?
–A medida que vamos creciendo vamos incorporando sonidos. El desafío es no aburrirse, no caer siempre en lo mismo y reinventarse musicalmente. Hay que tratar de ser originales, de elegir las mejores canciones y de pensar en el futuro. Ya con más de 40 años no puedo saltar y gritar como un adolescente y eso influye a la hora de componer, no quiere decir que vamos a dejar de ser rock y vamos a ser poperos, pero si que uno encuentra otra sensibilidad. Con los años se calma esa furia y esa adrenalina arrolladora de la juventud se transforma en otros sentimientos más profundos, más personales pero que también están buenos.

–Este cambio ¿cómo se ve en las letras?
–Hoy rescatamos el amor a la vida, somos agradecidos de lo que tenemos, del poder vivir de lo que nos gusta y queremos compartir ese sentimiento, ese mensaje positivo. Hay como una histeria generalizada, el ser humano se auto demanda mucho, busca siempre que le pase algo más y se olvida de disfrutar las cosas mas sencillas. Los adolescentes viven con el celular en la mano pendientes de los likes, se pierden la vida, eso es lo que hay que cambiar. Por otro lado también nos ha tocado mucho el tema del suicidio de grandes artistas como Chris Cornell, pero también de amigos cercanos que nos han pegado mucho. Sociedad, poesía y esta cruda realidad están presentes en nuestras letras.

–¿Qué opinas del rock mendocino?
–Pienso que está muy bien, está genial que se ponga el ojo fuera de Buenos Aires y que se anime a la juventud del interior a ser protagonistas. Está bueno que se renueve, que vayan a apareciendo chicos jóvenes con entusiasmo, con garra, pero también que trabajen duro, que le pongan dedicación y eso se ve en varias de las bandas que han surgido últimamente. Siempre hay momentos en distintos puntos geográficos donde se junta toda ese energía creativa, toda esa inspiración que termina lanzando las grandes bandas que luego son las que instalan la tendencia. Eso es lo que está pasando con Mendoza, es como la Seattle de los Estados Unidos.

–¿Hay alguien al que mandarías al carajo?
–Sí, al presidente Mauricio Macri. No lo mandaría al infierno ni a ningún otro lado, simplemente le diría que se corra, que ya terminó su turno.

Cuándo: jueves, a las 19:30
Dónde: Nave Universitaria (Maza y España, Mendoza capital)
Entradas: Libre y gratuita
Inscripciones:
www.ciudaddemendoza.gov.ar/palabra-de-rock/
Fuente:

Más Leídas