Musica Viernes, 9 de febrero de 2018

"Con Clics Modernos, Charly cambió la manera de grabar discos en Argentina"

El pianista y compositor Marco Sanguinetti acaba de editar en formato vinilo su placa discográfica "9", una continuación al trabajo iniciado en 2013 con "8" y en el que propone una visión musical propia que escapa a los encasillamientos, trabajando elementos de la música académica y el jazz bajo una inusual formación instrumental y un meticuloso trabajo de producción sonora.

El disco, que fue grabado en dos jornadas con el grupo tocando en vivo a mediados de 2017 y que a fines del año pasado tuvo su edición en CD, llega ahora en formato vinilo, con una masterización especial "que abre toda la frecuencia para aprovechar las posibilidades presentes en este soporte", comentó Sanguinetti en charla con la agencia Télam.

Con una formación de cello (Violeta García), contrabajo (Jerónimo Carmona), batería (Fermín Merlo), bandeja de vinilos (Migma) y guitarra en algunos temas (Pablo Butelman), junto al piano de Sanguinetti, el material fue grabado con todos los músicos tocando en vivo pero tuvo luego una prolongada posproducción donde se agregaron sonidos, capas o distorsiones, en un trabajo de edición del pianista junto a Mariano "Manza" Esaín, líder de Valle de Muñecas y uno de los productores destacados de la escena independiente.

"El trabajo con Manza Esaín implicó encontrarle a cada micrófono su verdadera ecualización, agregar efectos, pequeños sonidos, distorsionar o manipular el piano, fue algo muy largo, de muchas horas, de mucho cuidado y mucha escucha", señaló Sanguinetti.

"9" son 10 composiciones propias de Sanguinetti, para un disco que en la forma de ser grabado y reelaborado en estudio tiene una fuerte influencia de "Yankee Hotel Foxtrot" de Wilco de 2002, y que bajo un fuerte soporte porteño introduce al oyente en un viaje sensorial y epidérmico a través de logrados pasajes de narración abstracta.

-¿Cómo es el trabajo sonoro que desarrollaste en "9"?

-Desde el comienzo existe la idea de una gran mixtura sonora, no sólo por el grupo que armamos que ofrece una variedad tímbrica muy amplia y que va de lo más acústico a toques electrónicos sino porque en la posproducción trabajamos con "Manza" en el agregado de sonidos que yo grabo en la calle, durante viajes u ocasionalmente, y también hay un trabajo sobre el sonido de la música, por más que grabamos y tocamos juntos después hay una manipulación de cómo suenan los instrumentos, es un disco de una ambición sonora importante.

-El trabajo de producción sonora no es algo muy desarrollado en la música argentina.

-Es posible que no haya una tradición tan fuerte en la producción de discos como sí existe en los mercados tradicionales más grandes, en Argentina uno de los primeros en hacer un disco con una producción de calidad similar a las referencias internacionales que teníamos fue Charly García con "Clics modernos", a partir de ahí la mirada sobre qué se hace con un disco una vez que uno lo grabó, cómo se graba y cómo se hace la producción con las técnicas actuales en los estudios, cambió.

-¿Cómo funciona en tu música el agregado de sonidos ocasionales y la utilización de la bandeja de vinilos?

-Tiene que ver con un interés en la mixtura de los sonidos, en trabajar lo sonoro además de trabajar lo melódico y armónico, bajo el concepto de que componer no es solo elegir qué notas van a sonar y en qué secuencia sino que también implica decisiones sonoras. En algún punto existe en mi un interés muy fuerte por la producción del disco y es cierto que en la música instrumental estos sonidos de la calle ayudan también a acercarse al oído del tipo que escucha.

Respecto de la bandeja de vinilos, para mí es un instrumento más del grupo, para mí, Migma, el Dj que toca la bandeja en el grupo, es un músico y su participación en los temas forma parte de la composición, requiere un arreglo porque me interesa cómo frasea la bandeja no solo como efecto sonoro o rítmico. Migma ha sabido encajar perfecto en la pauta sensible de la interpretación de nuestra música, encuentra los lugares para hacer silencio, los volúmenes de su sonido y termina siendo un contrapunto con la música, en la bandeja me interesa la aparición de un sonido novedoso en el contexto de la música que yo hago, que termina dándole al proyecto una identidad propia.

-Los temas proponen distintos paisajes y también abren la puerta a recorridos muy personales por para el oyente.

- Cada tema de "9" tiene una historia propia detrás que quiero contar y quizás por ese origen se trata de una música que puede invocar imágenes al ser escuchada; eso es lo que caracteriza mi posición compositiva, que no trata de responder a las demandas del circuito, no me identifico claramente con el jazz ni sus exigencias ni con la música académica, aunque hago jugar esas dos tradiciones; soy medio un outsider, mi compromiso es con una identidad propia, que suene de acá y tenga que ver con el contexto de Buenos Aires.

Dejanos tu comentario