musica - Maipú Maipú
domingo 19 de noviembre de 2017

Arjona presentó un circo lleno de magia

El cantante guatemalteco pasó por Mendoza con su gira Circo Soledad, con la que promociona su décimo quinto disco

Apenas pasadas las 21, la música comenzaba a sonar en el Arena Maipú Stadium. Jonah Sarruff, solo con su guitarra, subía a escena y comenzaba a palpitar la noche maipucina. El mendocino fue el encargado de ponerle temperatura a la velada y lo logró haciendo vibrar a los presentes, quienes aplaudieron y se hicieron cómplices al acompañar a Jonah en cada uno de sus temas.

Un rato después, cerca de las 22, se abrió el telón, literalmente hablando. Es que la escenografía del escenario simulaba una carpa de circo y contaba con acróbatas y mimos que le dieron paso a la primera canción, que titula el décimo quinto trabajo discográfico de Arjona.

Sonaba Circo Soledad, pero el guatemalteco no aparecía en escena hasta que comenzaban a sonar los primeros acordes de Ella. Ahí sí comenzó el delirio de los presentes, en su mayoría mujeres, que aclamaron al cantautor cuando apareció sobre el escenario del Arena Maipú.

Junto a Ricardo Arjona se presentaron 10 músicos de un nivel excepcional que tuvieron algunos momentos para demostrar su destreza y jugar con el público y el cantante.

Luego del comienzo llegaron los clásicos como Acompáñame a estar solo, Historia de taxi, Si el Norte fuera el Sur, Dime que no y Te conozco, entre tantos otros que hicieron enloquecer a los presentes que corearon todas las canciones.

Como en cada show que brinda el cantante, siempre que llega Señora de las cuatro décadas comienza a buscar a una de las fanáticas que esté cercana a esa edad para que suba a acompañarlo durante la canción.

Tras una larga y divertida búsqueda eligió a una mujer llamada Karina, que tuvo la dicha y generó la envidia de muchas al sentarse sobre la falda de Arjona mientras él le dedicaba una estrofa.
Sobre el final no faltaron los clásicos como Minutos y Quién diría para finalizar el recital con la canción más esperada por gran parte de las presentes Mujeres.

Sin dudas que pese al paso del tiempo y pese a las críticas por sus poesías forzadas, Ricardo Arjona sigue proponiendo un show completo en todas sus aristas. La duración (casi dos horas), la escenografía, las luces, pantallas y el excelente plantel de músicos que lo acompañan lograron que la buena elección del set list no dejara nada para reclamar de parte de sus fans que colmaron el lugar. De nuevo, el paso de Arjona fue un hasta luego.

Fuente:

Más Leídas