Musica Viernes, 26 de octubre de 2018

Abel Pintos copó Obras con un show entre intimista y enérgico

La capacidad de Abel Pintos para afrontar nuevos desafíos y reconvertir sus facetas se pusieron de manifiesto una vez más en un tremendo show realizado en el Estadio Obras, en un formato más rockero y diferente al que venía mostrando.

Bajo la consigna "La Familia festeja fuerte", que es un trabajo de fotos, más CD y DVD, reseña del recital en el estadio River en 2017, Pintos desandó tres horas de música con sus mejores éxitos con mucha energía y rodeado de sus fanáticos de la primera hora y de los que se fueron sumando en el último tiempo.

"Estamos súper agradecidos que estén acá y demostrando una vez más que la familia festeja fuerte. Vamos la familia, carajo", exclamó Pintos ante un Obras que lo ovacionó desde el principio hasta el final.

El bahiense reconoció que siempre soñó con presentarse en el mítico estadio de Núñez, ya que es apasionado del rock y fue varias veces a ver recitales y quería también un show con concepto diferente, con gente en campo.

Luego de los cuatro recitales en el "Templo del rock", Pintos se preparará para el show que dará el 24 de noviembre en el estadio "Único" de La Plata.

En el recorrido de 36 canciones -agregó "Zamba para olvidar" al listado original"-, Abel Pintos ratificó su calidad interpretativa y su histrionismo sobre el escenario.

En el listado de temas, casi no dejó nada librado al azar, con versiones algo más rockeras en algunos casos de sus éxitos, como "La Llave", "Pájaro cantor", "De solo vivir", "Revolución", y caminó por versiones intimistas que hicieron lagrimear a más de uno en "Once mil", "Una razón" o "El Mar".

La parte más festiva estuvo dada en algunas versiones de cumbia de sus temas, en donde además de aportarle el colorido propio, se mostró bailando con su físico espigado.

"Bailo mal, pero bailo ´muchiiioo´. No se si notaron que estuve bailando. Soy una maza", le dijo Pintos a sus fanáticos al finalizar esa parte del show, en lo que parecía un paso de comedia cómplice entre ambos.

La versión más rockera de la noche estuvo en "Pensar en Nada", con Patricio Rodríguez acompañando en la armónica, y todo el estadio Obras saltando y viviendo -muchos a través de los celulares- la noche en el histórico recinto.

"Mi sueño siempre fue tocar acá, y lo hemos logrado. Gracias a todos por hacerlo posible y permitirnos disfrutar de todo esto", dijo un emocionado Abel Pintos, quien estuvo acompañado por una banda que suena firme y precisa desde hace más de 15 años con su hermano Ariel en guitarra y coros, Freddy Hernández en teclados, Claudio Di Cicco en batería, Norberto Córdoba en bajo, Marcelo Pedracino en guitarra y coros.

El final fue con un Abel Pintos cantando el epilogo del tema "A-Dios", solo y a capella en el escenario, que terminó dándole un cierre diferente a un noche que ya lo había sido desde el principio.

Más noticias