13.000 personas en "Música Clásica por los caminos del vino"

El ciclo, organizado por la Secretaría de Cultura de Mendoza y que comenzó el 25 de marzo, tuvo su última gala el martes en el teatro Independencia.

El tradicional ciclo "Música Clásica por los Caminos del Vino" convocó a más de 13.000 personas en los distintos espacios en que se desarrolló durante nueve días, con más de 66 conciertos en bodegas, sitios patrimoniales y espacios naturales con que cuenta la provincia, indicaron hoy fuentes del Ministerio de Cultura de Mendoza.

El ciclo, organizado por la Secretaría de Cultura de Mendoza y que comenzó el 25 de marzo, tuvo su última gala el martes en el teatro Independencia, la sala mayor de los mendocinos, con la actuación del coro de niños y jóvenes de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), bajo la dirección de Ángela Burgoa, y el Kinderchor der Deutschen Staatsoper, de Berlín, bajo la batuta de Vinzenz Weissenburger.

"Más de 13.000 personas han sido parte del ciclo, que ha tenido gran convocatoria en cada una de las sedes donde se desarrolló", resaltó el secretario de Cultura de Mendoza, Diego Gareca.

Gareca además ponderó: "La música clásica comienza a ser una expresión popular, con mucho apoyo y lo más importante es la presencia federal en los departamentos de Mendoza".

Una de las características más importantes del Festival es su fin netamente solidario, ya que las entradas para asistir a los conciertos se canjearon por una caja de leche en polvo, destinada a Banco de Alimentos, y que en la edición 2018 logró recaudar más de 2.700 cajas de leche, indicaron los organizadores.

Asimismo y por tercer año consecutivo, se decidió incluir dentro del calendario de actividades, a dos establecimientos penitenciarios destinados al alojamiento de mujeres y hombres , los complejos El Borbollón y Almafuerte, con el fin de que quienes se encuentran en contextos de encierro, puedan contar con herramientas que faciliten su reinserción social.

Por su parte, Ángela Burgoa, directora del coro de niños de la UNCuyo señaló: "Es una alegría que Mendoza siga teniendo este ciclo, que aporta tanto a la cultura de la provincia, y por otro lado, la doble felicidad de tener de invitados al coro de niños del teatro de la Ópera de Berlín".

Este ciclo, como ahora en su 18º edición, ofrece cada año entre 50 y 60 conciertos de proyección internacional, que se realizan en varios departamentos al aire libre y en edificios que son patrimonio histórico en las distintas localidades de la provincia y que cada año es seguido por miles de personas.
Fuente:

Más Leídas