mundo mundo
viernes 22 de diciembre de 2017

Un hombre golpeó hasta la muerte a su amante y lo filmó

La agresión duró cinco horas. El hombre ya había agredido a la mujer anteriormente, y aunque varias personas lo sabían, nunca había sido denunciado.

Una mujer de 28 años murió luego de pasar un coma de seis días como consecuencia de una violenta golpiza a manos de su pareja.

Los médicos que atendieron a la víctima afirmaron que tenía costillas rotas, una ruptura de pulmón y un hematoma en el cerebro, entre otras heridas. Apuntaron a un trauma craneoencefálico como la posible razón de su fallecimiento.

En las redes sociales fueron muchos los internautas que expresaron su indignación y conmoción ante la crueldad del crimen. "¡No se puede golpear a una mujer indefensa, ni aunque ella no devuelva los golpes o no se vaya! ¡Sencillamente NO SE PUEDE! ¡Nadie tiene ese derecho y nunca lo tendrá!", rezaba uno de los comentarios.

Embed

Los hechos ocurrieron la noche del 9 al 10 de diciembre en la ciudad de Lebedian, a unos 300 kilómetros al sur de Moscú. Según varios testigos, esa noche Maxim Gribanov empezó a golpear a su pareja, Anastasia Ovsiánnikova, cuando ambos estaban dentro del coche cerca de una gasolinera. Posteriormente, el hombre continuó propinándole golpes a la mujer en el apartamento de ella. Fue entonces cuando una vecina, al oír los gritos de Ovsiánnikova, llamó a los padres de la mujer para alertarles de lo que estaba ocurriendo.

Para no llamar más la atención, Gribanov llevó a la mujer a su casa, donde continuó la brutal paliza. El hombre grabó en su teléfono móvil las imágenes de la mujer torturada, supuestamente para presumir ante sus amigos.

En la mañana del 10 de diciembre, cuando Gribanov fue al trabajo, el padre y la tía de la víctima llegaron a su casa para rescatarla. La encontraron en estado grave y con el cuerpo cubierto de hematomas. Tras sacarle una foto que luego se difundió en las redes, llevaron a Ovsiánnikova al hospital, donde murió seis días después.

Posteriormente, Gribanov fue arrestado. El hombre confesó a la Policía que durante varias horas propinó puñetazos y patadas a su amante con una crueldad extrema. Los investigadores creen que el crimen de Gribanov fue motivado por los celos. Tras el juicio, que todavía no se ha celebrado, el asesino podría ser condenado a 15 años de prisión.

Este no fue un caso aislado. Gribanov había golpeado a su amante en reiteradas ocasiones. Varias personas estaban al tanto de los malos tratos que sufría la mujer, pero guardaron silencio.

Gribanov había obligado a Ovsiánnikova a dejar su trabajo y a borrar sus cuentas en las redes sociales, todo por celos. Además, había amenazado en repetidas ocasiones a Ovsiánnikova con hacer daño a sus hijos y a padres si lo abandonaba. La mujer asesinada dejó huérfanos a una niña de 9 años y a un niño de 2.

Fuente: Actualidad RT

Más Leídas