mundo mundo
jueves 31 de mayo de 2018

Un escándalo de adopciones ilegales sacude a los irlandeses

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, confirmó en el Parlamento la existencia de graves irregularidades cometidas en los procesos de adopción por las agencias, algunas de ellas gestionadas por órdenes religiosas.

Un escándalo de adopciones ilegales que puede afectar a cientos de miles de personas ha abierto un nuevo capítulo en la historia negra de Irlanda, envuelta en casos de abusos cometidos por la Iglesia católica contra menores y mujeres. El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, confirmó en el Parlamento la existencia de graves irregularidades cometidas en los procesos de adopción por las agencias, algunas de ellas gestionadas por órdenes religiosas.

Varadkar indicó que el escándalo podría afectar a "cientos de miles" de personas, si bien la agencia estatal de asuntos familiares y del menor, Tusla, solo ha detectado, de momento, 126 casos en los que los padres adoptivos fueron inscritos como "biológicos" entre 1946 y 1969.

Tusla descubrió estos errores al estudiar los archivos de la agencia de adopción St Patrick's Guild, gestionada por las Hermanas de la Caridad hasta que cesó su actividad en esta área en 2004. Entre los bebés dados en adopción por la agencia se encuentra el diputado Richard Boyd Barrett, de 51 años, quien ayer calificó las revelaciones de "bombazo" y dijo que "ahora tiene muchas preguntas que hacer a su familia adoptiva y biológica"."No sé realmente si yo soy uno de esos casos, probablemente no", dijo Boyd Barrett, cuya madre biológica es la actriz irlandesa Sinéad Cusack, actual pareja del actor británico Jeremy Irons, según reveló el político en 2007.

Ante la gravedad de la situación, Varadkar, de 39 años y abiertamente gay, pidió perdón en nombre del Gobierno y lamentó que se haya abierto "otro capítulo" de la "historia más oscura de Irlanda".

No obstante, celebró que este país, de 4,7 millones de habitantes, es ahora "muy diferente, como demuestra el resultado del referéndum del pasado fin de semana".

Varadkar hacía referencia a la contundente victoria del "sí" a la reforma de la ley del aborto, en una consulta que constató la pérdida de influencia de la Iglesia católica, castigada por los escándalos de abusos cometidos contra menores y mujeres en centros de acogida. Es el caso, por ejemplo, de las infames Lavanderías de la Magdalena, donde se internó entre 1922 y 1996 a miles de mujeres en un régimen de semiesclavitud por diferentes motivos, entre ellos el embarazo fuera del matrimonio, que, en ocasiones, acababa con la entrega del bebé en adopción.
Fuente:

Más Leídas