mundo - Estados Unidos Estados Unidos
jueves 21 de junio de 2018

Un cardenal de Washington fue suspendido por abusos

El célebre cardenal y arzobispo emérito de Washington Theodore McCarrick recibió la prohibición de ejercer su ministerio y podría sufrir otras sanciones.

El célebre cardenal y arzobispo emérito de Washington Theodore McCarrick recibió la prohibición de ejercer su ministerio y podría sufrir otras sanciones después de que la Iglesia recibió una denuncia "verosímil" de que él abusó sexualmente de un menor de edad cuando era sacerdote en Nueva York hace más de 40 años, indicaron ayer las arquidiócesis de Nueva York y Washington, donde ejerció.

La denuncia contra el cardenal, de 87 años, resultó "verosímil y fundamentada", agregó la Iglesia. El papa Francisco ordenó la suspensión de McCarrick mientras continúa el proceso, que podría finalizar con la orden de que lleve una vida de penitencia o incluso apartarlo del sacerdocio.

"Una comisión de investigación encontró que las alegaciones estaban fundamentadas y eran creíbles. El secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, siguiendo las instrucciones del papa Francisco, ha ordenado que McCarrick abandone el servicio público", señaló en un comunicado la arquidiócesis de Nueva York.

McCarrick, arzobispo de Washington de 2000 a 2006, rechazó la denuncia. La Iglesia aseguró que el arzobispo colaboró con la investigación y que aceptó la decisión del Papa.

"Si bien no tengo el menor recuerdo de este supuesto abuso y creo en mi inocencia, lamento el dolor que ha sufrido la persona que presentó los cargos", dijo McCarrick.

La Iglesia no indicó el año ni la naturaleza del presunto abuso, ni la edad o sexo de la persona acusadora. El vocero de la arquidiócesis de Nueva York, Joseph Zwilling, dijo que la Iglesia no estaba siendo más específica "por respeto a la privacidad de la víctima".

La Iglesia dijo que notificó a las autoridades y que contrató investigadores externos al enterarse de la denuncia a través de su programa de compensación para víctimas de abusos cometidos por sacerdotes.
Los resultados de la investigación fueron entregados a una junta de jerarcas de la Iglesia y profesionales en leyes que consideraron la denuncia verosímil y fundamentada, dijo la Iglesia.

En 2007 la Iglesia católica estadounidense indemnizó con 660 millones de dólares, tras alcanzar un acuerdo extrajudicial, a más de 500 víctimas.
Fuente:

Más Leídas