mundo - Brasil Brasil
martes 31 de octubre de 2017

Siete homicidios por hora hubo en Brasil durante 2016

El año pasado, la tasa de muertes violentas llegó a 29,9 por cada 100.000 habitantes, con un aumento de 3,8% en comparación con 2015.

Brasil registró 61.619 asesinatos en 2016, siete por hora, una cifra récord que expone una verdadera "deriva" en materia de seguridad, según datos revelados ayer por el Foro Brasileño de Seguridad Pública.

El año pasado, la tasa de muertes violentas llegó a 29,9 por cada 100.000 habitantes, con un aumento de 3,8% en comparación con 2015.

Este indicador supera con creces el límite de 10 muertos por 100.000 habitantes que la ONU considera como violencia endémica, precisó el 11º Anuario Brasileño de Seguridad Pública presentado por la ONG en San Pablo.

Samira Bueno, directora ejecutiva de la entidad, explicó que el retraso en presentar el informe obedece a la ausencia de un sistema nacional integrado que colecte esas estadísticas en este país de 208 millones de habitantes y adelantó que, según datos preliminares, 2017 podría mostrar un balance más negativo.

"Tengo la sensación de que estamos a la deriva", resumió Cássio Thyone Rosa, representante del Foro.

Nuevamente los empobrecidos estados del noreste lideraron las estadísticas: Sergipe es el más violento (con una tasa de 64/100.000), seguido de Río Grande do Norte (56,9) y Alagoas (55,9). Sin embargo, el desglose por capitales trajo una novedad: Porto Alegre (sur) surgió como la tercera ciudad con la mayor tasa de homicidios (64,1/100.000).

El informe también trae datos sobre la muerte de policías, así como de las víctimas de la violencia de los operativos de seguridad.

La letalidad policial creció 25,8% (4.224 casos) en 2016 respecto al año anterior, lo que implica un promedio de 11 personas asesinadas cada día durante incursiones de las policías militar (a cargo del mantenimiento del orden) y civil (especializada en investigaciones). Casi la mitad de esos caso se registró en Río de Janeiro y San Pablo.

Negros y jóvenes son las principales víctimas de la violencia policial. El 81,8% tienen entre 12 y 29 años, revela el informe, en tanto que 76,2% son negros. Apenas 0,7% son mujeres.

Si bien la policía de Río es, porcentualmente, la segunda que más mata del país, sólo por detrás de la de Amapá (norte), sus oficiales son los que más mueren.

En lo que va de 2017, ya 113 policías militares fueron abatidos en la Cidade Maravilhosa.

Pero el fenómeno es una "tendencia nacional", dado que el asesinato de policías marca un aumento 17,5% en todo el país, señaló Bueno.
Fuente:

Más Leídas