mundo mundo
viernes 06 de julio de 2018

Ornitólogos pusieron un rastreador con SIM en una cigüeña y recibieron una factura por 2.700 dólares en llamadas

Culminado su período de migración, el ave no regresó a su país natal, lo que hace a los ecologistas pensar que fue muerta por alguna persona que luego utilizó el rastreador para fines propios.

Ornitólogos polacos de la ONG ecologista Grupa EkoLogiczna recibieron una inusual factura por varios miles de dólares en razón de conversaciones telefónicas internacionales que nunca realizaron. El dinero fue gastado a través de la tarjeta SIM instalada en un rastreador GPS que habían puesto en una cigüeña con el fin de seguir su ruta de migración, informa el periódico Wiadomosci. Al parecer, el ave tuvo problemas durante el viaje.

La cigüeña, apodada Kajtek, partió de Polonia en agosto de 2017. Tras superar 6.154 kilómetros de vuelo, llegó a su punto de destino en el valle azul del Nilo, en el este de Sudán, en octubre. Los ornitólogos la esperaban de vuelta en Polonia esta primavera, pero Kajtek nunca regresó.

Hasta finales de abril de 2018, el rastreador daba señal, pero luego la conexión se interrumpió. Y de repente, en junio, los ecologistas recibieron una factura por 10.000 zlotys (unos 2.700 dólares) por 20 horas de llamadas telefónicas internacionales.

Aparentemente, alguien en Sudan o en las cercanías se hizo con el dispositivo e insertó la tarjeta SIM en su teléfono. De cualquier modo, la ausencia del ave en Polonia este año ha traído malos pensamientos a los ornitólogos, que suponen que pudo haber sido muerta por alguna persona que luego utilizó su rastreador para fines propios.

Fuente: Actualidad RT

Más Leídas