mundo - Donald Trump Donald Trump
lunes 30 de octubre de 2017

Nerviosismo ante la primera acusación de la trama rusa en Estados Unidos

Este lunes el fiscal especial daría a conocer los primeros cargos de las investigaciones sobre los correos electrónicos, un caso que acecha a Trump, quien denuncia una caza de brujas.

Opositores y aliados del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, esperan ansiosamente la confirmación oficial de la primera acusación formal en el caso ruso, investigado por el fiscal especial Robert Mueller.

En una serie de tuiteos, Trump volvió a denunciar una "caza de brujas" y refutó cualquier "colusión" con Rusia durante la campaña presidencial del año pasado.

"Toda esta historia de Rusia justo cuando los republicanos están impulsando una histórica reforma y recorte de impuestos, ¿es una coincidencia? ¡NO!", escribió.

La cadena CNN, seguida luego por otros medios, reveló el viernes que el equipo de Mueller presentará cargos y arrestará a al menos una persona este lunes.

Desde entonces, ningún funcionario ha confirmado o negado la información, y se desconoce quién es esta persona.

El legislador demócrata Adam Schiff, miembro del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que no fue informado, pero mencionó dos personas muy cercanas a Trump que a menudo aparecen en la prensa: su ex jefe de campaña Paul Manafort y su efímero asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, quienes tenían actividades no declaradas como lobistas de países extranjeros, incluido Rusia.

Schiff dijo no poder aclarar si el mandatario está siendo investigado también: "No puedo responder a eso en un sentido u otro", dijo a ABC.

El gobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie, aliado de Trump, señaló en la prensa que "el presidente no está bajo investigación, nadie le ha dicho que lo estaba".

Podría referirse a declaraciones del ex director del FBI James Comey, quien declaró ante el Senado, tras su despido en mayo, que Trump no era objeto de la investigación.

El o los cargos de hoy marcarán una nueva etapa en las pesquisas que lleva adelante Mueller, nombrado en mayo para encabezar una investigación independiente sobre la interferencia rusa en la campaña de 2016 y establecer si hubo o no colusión con el equipo del candidato republicano. Esta investigación es distinta a las que emprendieron varias comisiones del Congreso.

Trump, secundado por muchos republicanos y parte del mundo conservador, emprendió un contraataque contra los demócratas y Hillary Clinton, a la que acusó de colusión con Rusia durante la venta de la empresa Uranium One al grupo público ruso Rosatom en 2010.

Asimismo, la revelación de que la campaña de Clinton y el Partido Demócrata financiaron una investigación privada sobre Trump, compilada en un explosivo informe, hizo correr ríos de tinta en el campo conservador.

"Nunca he visto tanta ira y unidad republicana por la falta de investigación sobre el informe falso hecho por Clinton (...) la venta de uranio a Rusia, los 33.000 correos electrónicos que se eliminaron, el asunto de Comey, y muchas otras cosas", escribió Trump en Twitter, enumerando los diversos casos que implican a su ex adversaria demócrata. "Hay tanta culpa de los demócratas y Clinton, y ahora los hechos están hablando. ¡Hagan algo!", agregó en otro tuit. Algunos republicanos incluso pidieron la renuncia de Mueller, acusado de estar demasiado cerca de James Comey.

Qué se investiga
Estados Unidos acusa a Rusia de robar correos electrónicos del Partido Demócrata, que distribuyó Wikileaks en la antesala de las presidenciales de noviembre con el objetivo de ayudar a Trump a ganar las elecciones. Varias personas del entorno de Trump tienen lazos con Rusia. El FBI y el Congreso investigan si hubo algún tipo de coordinación entre el equipo de Trump y el gobierno ruso en la injerencia electoral.
Fuente:

Más Leídas