mundo mundo
miércoles 07 de febrero de 2018

Murió el niño cuyo padre se tatuó una cicatriz como la suya para ayudarlo en su lucha contra el cáncer

Josh Marshall ha conmovido de nuevo a las redes sociales con la triste noticia del fallecimiento de Gabriel. "Adiós compañero, gracias por darme el último regalo", dijo el padre en las redes sociales.

La historia de Josh Marshall y su hijo Gabriel conmovió a las redes sociales el pasado año. Todo cambió en sus vidas cuando a Gabriel le diagnosticaron un astrocitoma anaplástico, un tumor cerebral maligno que tenía que ser operado de inmediato.

Tras ser intervenido quirúrgicamente, al pequeño le quedó una gran cicatriz en la cabeza que le hizo perder la confianza en sí mismo. El niño se sentía como un monstruo y su padre no podía soportar esa sensación. Por ello, Josh decidió tatuarse en la cabeza la misma cicatriz que su hijo con el fin de que este recuperara la confianza.

Su conmovedora historia se hizo viral y las redes se volcaron con la familia de Kansas. Pero ahora, han vuelto a ser noticia por algo muy diferente.

Josh compartía una publicación a través de su perfil de Facebook en la que daba la triste noticia de la pérdida de Gabriel.

josh e hijo 01.jpg

"Ni siquiera puedo empezar a describir como me siento ahora mismo. Estoy destrozado, no solo he perdido a mi hijo, sino que también he perdido a mi mejor amigo", explicaba Josh.

"Gabriel ha sufrido muchos dolores en la última semana y estos días han sido un infierno", dice el padre, que cuenta que su hijo, justo antes de morir le dijo 'papá, mi vida es una mierda', una afirmación con la que su padre, asegura, no podía estar en desacuerdo.

Además del texto de despedida e nel que narra cómo fueron los últimos momentos en la vida de Gabriel, Josh ha compartido varias fotografías de ambos.

"Gracias Gabriel por darme el último regalo... Este gran día vivirá siempre en mi memoria. Te quiero compañero, mi chico precioso", decía Josh en su último adiós a su hijo.

Embed


Fuente:

Más Leídas