mundo - Japón Japón
lunes 20 de noviembre de 2017

Militares de EE.UU alcoholizados mataron a un civil japonés y se armó

El gobierno de Japón prohibió la venta de alcohol a militares estadounidenses. Un camión de esa fuerza chocó con una camioneta y mató a un sexagenario.

Los militares estadounidenses desplegados en Japón no podrán consumir o comprar alcohol, después de que un camión de esa fuerza armada chocara con una camioneta y matara a un sexagenario nipón, informaron las fuerzas norteamericanas en el país asiático.

El accidente ocurrió el sábado en la isla japonesa de Okinawa, cuando el soldado estadounidense de 21 años Nicholas James McLean, que conducía un vehículo militar con un nivel de alcohol en sangre al parecer tres veces superior al límite legal, chocó con la camioneta del civil.

Además de haberles prohibido la compra y consumo de bebidas alcohólicas en territorio japonés, los militares desplegados en Okinawa deberán permanecer en su base o residencia hasta nuevo aviso
Asimismo, los mandos superiores de todas las bases de Estados Unidos en Japón deberán asistir a un curso de consumo responsable de alcohol, comportamiento aceptable y gestión de riesgos.

Los testigos del incidente relataron a la policía que el camión golpeó a la camioneta mientras ésta se disponía a girar a la derecha desde la dirección opuesta cuando el semáforo así lo permitía, lo que sugiere que el vehículo militar pasó un semáforo en rojo.

El soldado estadounidense habría consumido alcohol en una base antes de ponerse al volante del vehículo militar mientras no estaba de servicio, según fuentes policiales recogidas por la cadena NHK.

"Es lo mismo una y otra vez. Estoy sin palabras", sentenció el gobernador de Okinawa, Takeshi Onaga, a los medios locales.

La prefectura de Okinawa alberga a más de la mitad de los cerca de 48.000 efectivos que Estados Unidos tiene en Japón, así como al 70 % de las instalaciones militares norteamericanas en el país isleño.
La presencia militar de Estados Unidos cuenta con un fuerte rechazo de la población y los políticos locales, que se intensifica periódicamente debido a diversos incidentes ocasionados por los polémicos aviones Osprey MV-22, que las autoridades niponas autorizaron en su territorio en 2012.

El año pasado, los comandantes americanos ya impusieron temporalmente la prohibición de consumir alcohol en Okinawa, cuando un miembro del servicio, también de 21 años, cruzó la línea central de la carretera provocando un accidente con otros dos automóviles.

En otro caso que conmocionó a la región, el contratista militar Kenneth Franklin Shinzato está siendo juzgado por cargos de violación seguida de muerte de una mujer de 20 años en 2016, delitos que negó parcialmente, ya que se declaró culpable del ultraje.

"La mayoría de nuestros soldados sirven de forma honorable a la defensa de Japón", replicó la delegación militar estadounidense en Japón en un comunicado en el que indica que cuando algún miembro de las unidades no actúa de esta forma, "daña los lazos entre las bases y las comunidades locales".
Fuente: Télam

Más Leídas