mundo - Brasil Brasil
jueves 25 de enero de 2018

Lula y un futuro jaqueado por un departamento

Un departamento en primera línea de playa ocupa el centro de un caso de corrupción que impedirá a Luiz Inácio Lula da Silva, ex presidente, volver a optar a la presidencia de Brasil.

Aunque Lula nunca fue el propietario del departamento, la fiscalía dijo que la constructora OAS se lo prometió como soborno. Luego de alcanza un acuerdo judicial, un antiguo director general de la empresa testificó que la casa estaba reservada para el ex mandatario.

Sergio Moro, el juez que coordina la gigantesca investigación anticorrupción "autolavado" que ha agitado el país en los últimos años, condenó a Lula tras determinar que dirigió una trama corrupta para conceder a OAS contratos gubernamentales por valor de más de US$ 25 millones a cambio del departamento, que en ese momento costaba unos U$S 600.000.

Lula y sus abogados alegan que el ex presidente nunca fue dueño ni residió en el departamento, y que solo lo visitó una vez para considerar una oportunidad de negocio que nunca salió adelante.

La vivienda, de 297 metros cuadrados en el complejo Solaris, está frente a playa Asturias, una de las más concurridas de Guaruja, una ciudad decadente que en su día fue el centro de recreo para la élite del estado de San Pablo. Algunos grandes nombres siguen pasando tiempo en la ciudad, incluyendo el astro del fútbol Neymar, pero ninguno cerca del edificio Solaris.

La gente de la zona se refiere al inmueble de 18 plantas y un total de 128 departamentos como el "edificio de Lula".Inaugurado en 2014, el Solaris cuenta con balcones de cristal menos en el departamento de la azotea, supuestamente reservado para el ex presidente. En esa vivienda hay una modesta piscina, una churrasquera y una zona con muebles de madera, según puede verse desde el aire.

La mayoría de las personas que van al edificio Solaris lo hacen en enero y febrero, coincidiendo con el verano.
Fuente:

Más Leídas