mundo - Italia Italia
lunes 23 de octubre de 2017

Lombardía y Véneto reclaman autonomía a Italia en referéndum

Se trata de dos de las regiones más prósperas de ese país. Con este respaldo en las urnas, ahora sus gobernadores buscarán avanzar en negociaciones con el poder central.

Dos de las regiones más prósperas de Italia, Véneto y Lombardía, optaron por reclamar autonomía al Estado tras celebrar sendos referéndum consultivos, y sus gobernadores avisaron que iniciarán una negociación con el gobierno a tal fin.

En el Véneto, el 98,1% de los electores votó a favor y el restante 1,9% lo hizo en contra de la iniciativa.

En el caso de Lombardía, el 95,64% votó a favor y el 3,61% en contra, con un 0,75% de votos nulos, y la participación fue netamente inferior, alrededor del 40%.

Aunque no había establecido un quórum, el presidente lombardo, Roberto Maroni, había reconocido que se conformaría si superaba el 34% que se registró en la reforma constitucional de 2001, sin embargo sus adversarios políticos ya hablan de fracaso al no llegar al 50 %.

El presidente del Véneto, Luca Zaia, que como Maroni pertenecen a la xenófoba Liga Norte (LN), celebró estos resultados, que consideró "un éxito de los venecianos", y anunció que hoy convocará a su junta para preparar el proyecto antes de iniciar la negociación.

Defendió el modelo de una Italia que avance hacia el modelo federalista y aseguró que reclamarán a Roma una veintena de competencias, así como retener un 90 % de los impuestos.

Por su parte, Maroni subrayó el "compromiso importante" adquirido con esta votación: "impulsar el mandato histórico que millones de lombardos me han dado para tener una autonomía verdadera. Ir a Roma y pedir más competencias y recursos para Lombardía", proclamó.

El subsecretario del Gobierno para los Asuntos Regionales, Gianclaudio Bressa, afirmó que el Ejecutivo de Paolo Gentiloni "está preparado" para emprender dicha negociación, en declaraciones recogidas por los medios.

Estas dos regiones han convocado estos referéndum consultivos y no vinculantes, apoyados por la mayoría de fuerzas políticas regionales, para recabar apoyo y negociar así con el gobierno una mayor autonomía, algo contemplado por la Constitución.

Quieren ganar competencias en materia educativa, medioambiental, de seguridad y migratoria pero, sobre todo, de naturaleza fiscal.

Y es que estas dos regiones, que suman el 34% del PBI italiano, quieren reducir su déficit fiscal, la brecha entre lo que aportan al Estado y lo que este "devuelve".

Un monto que algunos estudios cifran en 54.000 millones de euros en el caso de Lombardía y de unos 18.000 millones para el caso de Véneto.

El líder de este partido ultraderechista, Matteo Salvini, destacó que entre las dos regiones, "más de cinco millones de personas han votado por el cambio", en estas dos regiones de Italia.
Fuente:

Más Leídas