mundo - Francia Francia
miércoles 20 de junio de 2018

Lo puso al pibito en su lugar

El presidente de Francia retó a un alumno de secundaria que lo quiso tratar como si fuera otro estudiante y le dijo "Manu".

No todos los días pasan cosas como la que protagonizó el presidente de Francia, Emmanuel Macron, ante un grupo de estudiantes de París, que se ha convertido en un interesante debate global.

Lo ocurrido fue absolutamente inusual en este mundo, donde muchas veces da lo mismo ser un burro que un gran profesor, como advirtió Enrique Santos Discépolo en el siglo pasado en la letra del tango Cambalache.

La historia es esta: el presidente Macron le llamó la atención a un joven estudiante que durante un acto conmemorativo lo saludó al grito de "¿qué pasa, Manu?", a quien el mandatario le respondió con un "a mí me llamás señor presidente o señor".

El concepto completo de Macron al adolescente fue el siguiente: "Estás en una ceremonia oficial, así que te comportás como debe ser. Puedes hacer el imbécil, pero hoy debemos cantar La Marsellesa y el Canto de los Partisanos (himno de la Resistencia francesa durante la ocupación alemana). Me llamás señor presidente de la república o señor".

El joven le respondió: "Sí, señor presidente".

Macron continuó: "Muy bien. Y hacés las cosas en orden. Tendrás tiempo de hacer la revolución cuando hayas estudiado y te ganes la vida por ti mismo ¿de acuerdo? Entonces ya podrás ir a darles lecciones a los demás", le dijo mientras le daba una palmadita en el antebrazo. El chico asintió.

Embed

Es muy importante saber qué se festejaba en esa ceremonia. Se celebraba el 78º aniversario del mensaje que el general Charles de Gaulle dirigió desde la BBC a los franceses para pedirles continuar el combate contra el régimen nazi, símbolo del nacimiento de la Resistencia durante la ocupación alemana.

En estos tiempos en que hemos claudicado ante cierta tiranía juvenil, propiciada por la inacción de los mayores y que es la contracara de esa otra tiranía que antes ejercían algunos de nuestros mayores con los más chicos, es bueno que alguien que sea referente (Macron tiene 40 años, no es un viejo regañador) ponga algo de cordura y nos haga pensar.

Podemos modernizar y repensar el concepto de jerarquías, lo que no podemos es eliminarlas. El chico que trató al presidente como a un igual suyo ya tiene en claro que eso es un imposible.
Fuente:

Más Leídas