mundo - Francia Francia
viernes 27 de octubre de 2017

Lo condenaron por corrupción extrema

El hijo del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodorín Obiang, fue condenado este viernes en París a tres años de cárcel en suspenso por corrupción, en un caso que reveló el fastuoso patrimonio que este hombre se había constituido fraudulentamente en Francia.
Teodorín Obiang, de 48 años, quien es vicepresidente de esta nación africana, fue condenado también a una multa en suspenso de 30 millones de euros (35 millones de dólares) por blanqueo de capitales, desvío de fondos públicos, abuso de confianza y corrupción.

Esta condena es la primera contra un dirigente africano en el caso conocido como el de "bienes mal habidos", que salió a la luz en Francia tras denuncias de las asociaciones Sherpa y Transparencia Internacional sobre la compra de bienes lujosos por parte de varios responsables africanos.

La investigación reveló que Obiang se había constituido en Francia un patrimonio descomunal que incluía una mansión de 4.000 m2 en la avenida Foch, en uno de los barrios más selectos de París, vehículos Rolls-Royce y Bugatti, y obras de arte de la colección Yves Saint Laurent-Pierre Bergé.

Sus suntuosos gastos en Francia estaban muy alejados del día a día de Guinea Ecuatorial, un pequeño país de África Central, en donde más de la mitad de los habitantes viven por debajo del umbral de pobreza, dirigido con mano de hierro desde 1979 por su padre, Teodoro Obiang Nguema.

Los jueces franceses estimaron que Teorodín Obiang no podía haberse constituido un patrimonio semejante únicamente con sus ingresos oficiales y que éste era fruto de una "malversación de fondos públicos".

La corte ordenó además que se confisque todos sus bienes ya incautados, incluyendo su suntuosa mansión de 101 habitaciones en el distinguido distrito XVI de París. Pero esta confiscación deberá esperar la decisión de un procedimiento en curso ante la Corte Internacional de Justicia.

La condena pronunciada este viernes por el tribunal correccional de París fue inferior a la solicitada por la fiscalía nacional financiera francesa. Esta pedía tres años de cárcel y una multa de 30 millones de euros.

Injerencia
Tras conocerse el veredicto, la defensa del Obiang denunció una decisión "militante". "Vamos a examinar todos los recursos posibles", indicó Emmanuel Marsigny. Obiang y el gobierno guineano cuestionan la legitimidad de este juicio, al que consideran como una "injerencia en los asuntos de un Estado soberano".

Teodorín Obiang es el primer dirigente en ser juzgado en el caso conocido como el de "bienes mal habidos" lanzado en 2010 en Francia.

La justicia francesa, que investiga si las fortunas de familiares de varios dirigentes africanos fueron constituidas en Francia con fondos públicos desviados de sus países, está escrutando también los patrimonios de allegados de Denis Sassou Nguesso (Congo), del difunto Omar Bongo (Gabón) o del destituido presidente centroafricano François Bozizé.

La justicia suiza se interesa también en la fortuna de Teodorín Obiang. Once vehículos de lujo que le pertenecían fueron incautados en Ginebra en noviembre.

Obiang Nguema, de 75 años de edad, llegó al poder en 1979, mediante un golpe de Estado. Las organizaciones de defensa de los derechos humanos denuncian regularmente al régimen actual por su represión de los opositores, de organizaciones independientes de la sociedad civil y medios de comunicación, así como por la magnitud de la corrupción.
Fuente: AFP vía Noticias Argentinas

Más Leídas