mundo - Brasil Brasil
viernes 26 de enero de 2018

Le prohibieron la salida de Brasil al ex presidente Lula

Un juez federal ordenó que le retiraran el pasaporte y le impidan dejar el país. El PT oficializó la candidatura presidencial del ex mandatario pese a la condena de 12 años.

La Justicia brasileña le propinó un nuevo golpe al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva poco después de su condena a 12 años de cárcel por corrupción.

Un juez ordenó retirarle el pasaporte e impedirle salir del país a Lula, que iba a viajar a Etiopía para participar en una cumbre sobre el hambre, auspiciada por la FAO, el organismo de la ONU para la alimentación en el mundo.

El juez no tiene relación alguna con el caso que motivó la condena de Lula, aunque instruye otro proceso que lo implica en supuestas irregularidades en la compra de aviones caza para el Ejército brasileño.

Mientras, el Partido de los Trabajadores (PT) lanzó ayer la precandidatura de Lula de cara a las elecciones de octubre, intentando cerrar filas en torno a su líder histórico condenado.

"Estamos aquí para reafirmar la candidatura de Luiz Inácio Lula da Silva. Será nuestro candidato", dijo la senadora Gleisi Hoffmann, presidenta de la mayor fuerza de izquierda de Brasil, en la apertura de una reunión de la directiva del PT en San Pablo.

Lula, de 72 años, llegó al edificio de la Central Única de Trabajadores (CUT), sede de la reunión, acompañado por Dilma Rousseff, su ahijada política y ex presidenta destituida en 2016, en el mayor de los muchos reveses que sufrió el partido en los últimos años.

Un afiche gigante en la puerta definía el tono de la reunión: "En defensa de la democracia y de Lula".

Adentro, los partidarios se apiñaban y cantaban: "Lula guerrero, del pueblo brasileño".

"La decisión de ayer (por el miércoles) fue política. Obviamente que no estoy feliz. Pero dudo de que quienes me juzgaron tengan la conciencia tranquila", afirmó Lula, que libra uno de los combates más difíciles de su vida y ostenta la contradictoria posición de ser el candidato favorito y uno de los que más rechazo genera entre los brasileños.

"Sin arrogancia, quiero decirles que quiero ser candidato, para ganar las elecciones. ¡Nada de bajar la cabeza!", agregó el ex dirigente sindical, que en su infancia fue lustrabotas y perdió tres elecciones antes de ser elegido por dos mandatos consecutivos (2003-2010).

Un tribunal de apelación ratificó la condena de Lula por corrupción pasiva y lavado de dinero, y aumentó su pena de prisión a 12 años y un mes (en primera instancia, era de nueve años y medio).

La designación de Lula como postulante a la jefatura de Estado es por el momento simbólica, ya que las leyes electorales sólo habilitan a los partidos a inscribir a sus candidatos a partir del 20 de julio.

Y pese a disponer de varios recursos para apelar la sentencia, su condena en segunda instancia puede bloquear su candidatura.
Fuente:

Más Leídas