mundo - Japón Japón
domingo 08 de julio de 2018

Las lluvias en Japón dejaron casi 60 muertos y más de 50 desaparecidos

Los socorristas japoneses luchaban contrarreloj este domingo por rescatar a las personas afectadas por las inundaciones que provocaron unas lluvias excepcionales

Los socorristas japoneses luchaban contrarreloj este domingo por rescatar a las personas afectadas por las inundaciones que provocaron unas lluvias excepcionales que siguen golpeando una parte del oeste de Japón y que dejaron 57 muertos, según un balance oficial provisional.


"Los rescates, salvar vidas y las evacuaciones están en una carrera contrarreloj", declaró Shinzo Abe durante una reunión de crisis en Tokio con los principales ministros, mientras que el portavoz del gobierno también anunció la desaparición de varias personas.

La cadena pública NHK dio un balance aún mayor, de 68 muertos y 56 desaparecidos.

Un centenar de habitantes de las regiones más afectadas resultaron heridos, según informó la Agencia de Gestión de Incendios y Catástrofes Naturales.

El estado de alerta máxima se levantó en todas partes pero se mantienen las advertencias.

En la ciudad de Mihara, cerca de Hiroshima, la lluvia paró el domingo en la tarde y los habitantes empezaron a constatar la magnitud del desastre.

Masanori Hiramoto, de 68 años, se quedó sin palabras al ver el estado de su vivienda. "No sé ni por dónde comenzar la limpieza", dijo a la AFP este agricultor de esta localidad donde se cultiva arroz.

Los caminos son ríos fangosos que dejan ver de un lado o de otro vehículos abandonados. "Esta área se ha convertido en un océano y me preocupa porque no sé cuánto tiempo permanecerá así", lamentó Nobue Kakumoto, un anciano de la zona de 82 años de edad.

"Las operaciones de rescate se están realizado las 24 horas", indicó Yoshihide Fujitani, un responsable de la gestión de catástrofes de la prefectura de Hiroshima. "También nos estamos encargando de las personas evacuadas e intentamos recuperar las infraestructuras vitales como la red de agua y gas", declaró Fujitani a la AFP.

Unas 300 personas, desde bebés hasta ancianos, también quedaron atrapadas en un hospital en Kurashiki, prefectura de Okayama, donde la crecida del río cercano barrió la zona.

"Se cortó la electricidad y el suministro de agua, estamos enfrentando escasez de agua y de alimentos", explicó por teléfono a la cadena NHK una enfermera.

Los equipos de rescate han sacado en helicópteros a algunas personas del hospital, mientras que otros fueron evacuados en bote.
Fuente:

Más Leídas