mundo mundo
martes 28 de noviembre de 2017

La izquierda lidera las presidenciales en Honduras

Resultados parciales dan una ventaja de 5 puntos al opositor Salvador Nasralla. El actual mandatario, que va por su reelección, reclama la victoria y llama a tomar las calles.

Doce horas después de que el Tribunal Electoral de Honduras divulgó resultados parciales mostrando una ventaja sorpresiva para el retador izquierdista en las elecciones presidenciales del país centroamericano, el partido gobernante continuó reclamando la victoria y preparaba a sus partidarios para tomar las calles.

El presidente del Tribunal Electoral, David Matamoros, informó que con 57% de las boletas escrutadas, el opositor Salvador Nasralla –de la izquierda Alianza de Oposición contra la Dictadura– tenía 45,17% de los votos frente al 40,21% del mandatario Juan Orlando Hernández –del conservador Partido Nacional– con una diferencia de más de 90.000 sufragios.

Dudas sembradas
Pero desde que se anunciaron los resultados parciales, el Tribunal Electoral guardó silencio, dejando a muchos preocupados sobre si se estaban haciendo intentos para cambiar el resultado.

El anuncio de Matamoros, que se había comprometido a no dar datos mientras no se tuviera una "muestra estable", era contrario a los datos que poco antes había ofrecido Hernández, que insistió en su victoria desde el cierre de las urnas y de madrugada dijo incluso que aventajaba a Nasralla por siete puntos.

La actitud del tribunal demostró lo ajustado de la contienda ante una situación "crítica", señaló el sociólogo Julio Navarro.

Nasralla anunció su victoria a medianoche del domingo con un margen ligeramente menor que el reportado por el Tribunal Electoral porque, según dijo, el dato contemplaba casi 70% del escrutinio.
"No hay manera de dar vuelta este resultado", sentenció el candidato izquierdista. "Soy el nuevo presidente de Honduras (...) vencimos el fraude del gobierno".

Nasralla llamó a sus seguidores a celebrar frente a las oficinas del Tribunal Electoral, mientras Reynaldo Sánchez, presidente del gobernante Partido Nacional, envió un mensaje grabado a los miembros del partido diciendo que era hora de "preparar a nuestro pueblo para defender el triunfo en las calles".

Nasralla, ingeniero de formación de 64 años, es un popular locutor deportivo y presentador de uno de los concursos televisivos más famosos del país y era el aspirante más outsider, como lo definió el ex presidente Manuel Zelaya, su hombre fuerte, al recordar que los políticos no tradicionales son los que se están imponiendo ahora en todo el mundo.

Zelaya fue objeto de un golpe militar en 2009, que contó con el apoyo del Partido Nacional de Hernández. Aliado entonces del venezolano Hugo Chávez, estaba acusado de conspirar para lograr la reelección, algo prohibido por la Constitución. Eso, sin embargo, es a lo que aspiraba ahora Hernández tras un fallo de la Corte Suprema de 2015 que dijo que la Carta Magna hondureña no podía impedir que un presidente volviera a postularse al cargo.

Los expertos estiman que de prevalecer la tendencia a favor de Nasralla, éste formaría un gobierno de coalición con el partido de Zelaya, que podría generar complicaciones en el país. "Habrá serios problemas en el futuro y es probable que Zelaya gane (esos desacuerdos) debido a su amplia experiencia política", dijo Navarro.

Luis Zelaya, del Partido Liberal, que se situaba en un lejano tercer lugar con 13,77% de los votos, fue el único cauto desde el principio y se limitó a exigir transparencia.

Los hondureños votaron para un presidente, tres vicepresidentes, 128 diputados del Parlamento local, 20 para el Centroamericano y 298 alcaldías municipales.
Fuente:

Más Leídas