mundo mundo
domingo 12 de noviembre de 2017

La Iglesia reúne fondos en Chile para el recibimiento del Santo Padre en enero

La presencia del Papa costará U$S6,3 millones. El Estado se hará cargo sólo de los gastos relacionados a la seguridad y a la logística


Sofía Fernández
Enviada especial a Chile


Del otro lado de la cordillera, Chile vive momentos realmente históricos. El próximo 19 de noviembre habrá elecciones presidenciales y legislativas, y en casi 60 días llegará el papa Francisco. Después de 30 años, desde que Juan Pablo II llegara a ese país, el máximo representante de la Iglesia Católica pisará suelo chileno y las expectativas se multiplican, ya que son varios los temas que preocupan al Santo Padre y también al gobierno respecto a lo que pueda pronunciar en sus discursos.

El pasado junio, el Vaticano anunció que el Papa visitará Chile y Perú en enero de 2018, entre el 15 y el 21. El argentino Jorge Bergoglio ha recorrido 29 países en 19 giras. En América Latina visitó Brasil, Cuba, México, Paraguay, Bolivia, Colombia, y llegará a Chile y Perú. Su deuda pendiente es, sin dudas, su querida Argentina, y por alguna razón aún no se confirma su presencia.

En Chile, la visita ha generado controversia por el monto que costará el viaje, que está calculado en 6,3 millones de dólares, aunque hay quienes arriesgan que la cifra puede ser mucho más.

El Estado deberá costear lo referente a la visita como jefe de Estado, tal como lo hace con cualquier mandatario, lo que implica principalmente la seguridad y la logística.

Por su parte, la Iglesia deberá hacerse cargo de todo lo que tiene que ver con lo apostólico. Es por eso que "Papa Francisco, yo lo invito" es el nombre de la campaña de recaudación de fondos, que desde la Comisión Nacional han propuesto para solicitar colaboración económica a los fieles. Bajo esta modalidad se aspira a recaudar el 40% del costo total.

visita papa.jpg
En el taller de Daya. Una mujer plancha la vestimenta que lucirán el Papa y el resto de los religiosos en Chile.
En el taller de Daya. Una mujer plancha la vestimenta que lucirán el Papa y el resto de los religiosos en Chile.

La seguridad
En el contexto del terrorismo a nivel internacional, la seguridad del Papa será uno de los puntos principales en los que Chile trabaja minuciosamente.

El Grupo de Operaciones Policiales Especiales de Carabineros (GOPE) desde julio comenzó entrenamientos especiales que están basados en tres puntos principales: operaciones para detectar explosivos, prevención de ataques, francotiradores, y rescate de rehenes.

Para evitar cualquier riesgo es que se suspendieron todos los eventos masivos entre el 10 y 21 de enero a nivel nacional.

La movilidad del Santo Padre será observada no sólo de manera terrestre sino que también se dispondrá de helicópteros para acompañar los traslados públicos.

El coronel Gonzalo del Alcázar, jefe de Departamento Protección de Personas Importantes del GOPE, aseguró que cualquier visita del Papa a un país es considerada de "alto riesgo", por lo cual han estudiado otros viajes de Bergoglio para analizar los errores y los movimientos que realiza con la gente para prevenir cualquier situación de peligro. Es por eso que viajaron a Colombia cuando en setiembre Francisco visitó ese país, para detectar y estudiar cada detalle.

Además tendrán coordinación directa y permanente con las personas de seguridad que lo acompañan desde el Vaticano. El objetivo es brindar seguridad no sólo al Sumo Pontífice sino también a las personas que asistan a las actividades previstas, que se estima que superarán el 1.000.000.

Fuente:

Más Leídas