mundo - Francisco Francisco
viernes 03 de noviembre de 2017

"La guerra es la destrucción de nosotros mismos", dijo el Papa

El papa Francisco lanzó un "¡nunca más la guerra!" al visitar dos lugares emblemáticos en Italia de los horrores de la Segunda Guerra Mundial, con ocasión de la conmemoración del Día de los Fieles Difuntos.

"¡Nunca más la guerra, nunca más esta tragedia inútil!", lanzó el Pontífice al recordar que con la guerra "se pierde todo". En un sermón improvisado ante miles de tumbas del cementerio estadounidense de Nettuno, el Papa argentino oró por "esos jóvenes, justo ahora que el mundo está de nuevo en guerra".

En este cementerio, a 60km al sur de Roma, están enterrados 7.860 soldados y enfermeras estadounidenses que perdieron la vida en las batallas que empezaron en enero de 1944, tras el desembarco de las tropas aliadas en el puerto de Anzio.

"Los hombres hacen todo lo posible para declarar y hacer la guerra y al final se destruyen a sí mismos", comentó, citando las palabras de una anciana japonesa frente a las ruinas de Hiroshima devastada por la bomba nuclear. "Eso es la guerra: la destrucción de nosotros mismos", insistió.

"Si hoy es un día de esperanza, también lo es de lágrimas. Lágrimas como las que derramaron las esposas y las madres durante los conflictos mundiales tras recibir una carta con la trágica frase: Señora, tengo el honor de informarle que su marido ha sido declarado héroe de la patria", agregó.

"Una humanidad que no ha aprendido la lección y no parece querer aprenderla", lamentó el pontífice.

"Cuántas veces en el curso de la historia los hombres han pensado en hacer la guerra convencidos de llevar un nuevo mundo, una primavera, que termina en un invierno frío y cruel, un reino de terror y muerte", recalcó.

"Eso es la guerra y ese es su único fruto: la muerte", subrayó.
Fuente:

Más Leídas