mundo mundo
sábado 23 de junio de 2018

La CIDH denunció que la represión dejó 212 muertos en Nicaragua

Un informe del organismo internacional consigna las graves violaciones de los derechos humanos. Liberan a detenidos.

Managua. Golpes y abusos de fuerzas paramilitares denunciaron ayer jóvenes nicaragüenses al ser liberados tras su detención en la oleada de protestas contra el gobierno de Daniel Ortega.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) denunció que la "acción represiva del Estado" en Nicaragua deja 212 muertos en dos meses, en un informe que presentó ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, en el que consignó graves violaciones a los derechos humanos por parte del gobierno.

Entre llantos y abrazos de sus familiares, 15 jóvenes fueron llevados por la policía a la catedral de Managua y otros 11 quedaron libres en Masaya.

"El Estado de Nicaragua violó los derechos a la vida, integridad personal, salud, libertad personal, reunión, libertad de expresión y acceso a la justicia", acusa el informe.

Al negar esas acusaciones, el canciller de Nicaragua, Denis Moncada, rechazó durante la sesión "de manera integral el informe" por considerarlo "subjetivo, sesgado, prejuiciado y notoriamente parcializado".
En Nicaragua, la Iglesia Católica, cuya gestión logró esas liberaciones, celebraba el informe. "Gracias a la CIDH por mostrar la verdad del genocidio perpetrado contra el pueblo de Nicaragua de parte del gobierno!", reaccionó Silvio Báez, arzobispo auxiliar de Managua.

Las liberaciones fueron fruto de una reunión que sostuvo una comitiva de obispos católicos con el subdirector de la Policía, Ramón Avellán, quien se comprometió también a cesar hostigamientos en Masaya.
Esa ciudad de artesanos y agricultores ha sido la más golpeada por la represión de policías y paramilitares, luego de que el lunes se declarara en rebeldía. Ayer permanecía en relativa calma.

En la última semana aumentaron las incursiones de policías y civiles encapuchados y armados en ciudades como Estelí, Granada y Carazo. En León había camionetas con policías y paramilitares en varios sectores, con palas mecánicas para levantar bloqueos.

El informe de la CIDH será clave para que los obispos convoquen la próxima semana, como mediadores, al diálogo entre el gobierno y sus opositores, que busca una salida a la turbulencia de este empobrecido país centroamericano.
Fuente:

Más Leídas