mundo mundo
jueves 30 de noviembre de 2017

El volcán Agung sigue expulsando ceniza y turistas huyen de Bali

"Miles de personas dejaron Bali", se afirmó en el Aeropuerto Internacional Ngurah Rai, que volvió a operar con normalidad.

El volcán Agung continúa con una columna de ceniza de hasta 2.000 metros de altura, mientras siguen operando con normalidad los vuelos en el aeropuerto internacional Ngurah Rai, en la isla indonesia de Bali y los turistas huyen masivamente de Indonesia.

Sutopo Purwo Nugroho, director de información de la Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNBP, por sus siglas en indonesio), informó en las redes sociales que la alerta de erupción del volcán permanece en el nivel 4, el máximo de la escala.

Nugroho advirtió que la nube de ceniza obligó a cerrar el aeropuerto en la isla de Lombok, la más cercana al este de Bali, debido al riesgo de que la ceniza dañe los motores de las aeronaves y provoque un accidente.

Miles de turistas quedaron varados en Bali tras el cierre el lunes del aeropuerto internacional Ngurah Rai que volvió a operar vuelos el miércoles a la tarde, indicó la agencia EFE, debido a que mermó la actividad volcánica y el viento alejó la nube de ceniza.

Más de 120.000 pasajeros se vieron afectados por la cancelación de casi 900 vuelos procedentes y con destino a la isla durante el cese de operaciones del aeropuerto.

"Desde la reapertura del aeropuerto, los vuelos recomenzaron y la situación vuelve progresivamente a la normalidad", declaró Israwadi, un portavoz del aeropuerto internacional, que como muchos indonesios sólo tiene un nombre.

"Miles de personas dejaron Bali", agregó, sin aportar cifras precisas sobre la cantidad de turistas que ya dejaron la isla y los que permanecen aún en este territorio indonesio.

Cerca de 120.000 viajeros estaban atrapados desde el lunes en esta isla con playas paradisíacas que atrae a turistas de todo el mundo, por la entrada en actividad del volcán Agung.

Por su parte, el Centro de Vulcanología y Mitigación de Peligros Geológicos mantiene la zona de seguridad alrededor del cráter en un radio de hasta diez kilómetros, pero advirtió que la situación podría cambiar por el riesgo de una erupción mayor o si rota el viento.

Ayer se registraron lluvias de rocas volcánicas a cuatro kilómetros del cráter tras una de las erupciones, y también hay expulsión de lava que se está acumulando.

Las autoridades ordenaron evacuar cerca de 100.000 personas que habitan en la zona de peligro y más de 43.000, según las últimas cifras oficiales, aunque algunos residentes se niegan a evacuar sus hogares.
El volcán está ubicado en el este de Bali, en el distrito Karangasem, lejos de la mayoría de las atracciones turísticas que permanecen seguras, aunque el BNBP recomienda el uso de mascarillas.

Se trata de la primera erupción magmática del Agung desde 1963, cuando las erupciones duraron casi un año y mataron a más de 1.100 personas.

Bali es el principal destino turístico de Indonesia con una afluencia anual que ronda los 5,4 millones de visitantes extranjeros, según datos oficiales.

Fuentes: Efe, DPA y AFP.
Fuente:

Más Leídas