mundo - Estados Unidos Estados Unidos
martes 12 de diciembre de 2017

Denuncian injerencia de Estados Unidos en las elecciones de Honduras

Lo denunció el depuesto ex presidente Manuel Zelaya. Salvador Nasralla, volvió a denunciar que hubo fraude en los comicios del mes pasado.

El candidato opositor a la Presidencia de Honduras, Salvador Nasralla, volvió a denunciar que hubo fraude en los comicios del mes pasado, mientras que el depuesto ex presidente Manuel Zelaya denunció que Estados Unidos influyó en las elecciones en favor del mandatario y candidato derechista Juan Orlando Hernández.

Estados Unidos es el que "está imponiendo a Juan Orlando Hernández, lo tengo que decir públicamente. La solución no está allá en el país del Norte, ni está en los organismos internacionales, esos han venido a avalar el fraude", sentenció Zelaya en rueda de prensa, acompañado de Nasralla.

Señaló que la encargada de negocios de la embajada norteamericana en Tegucigalpa, Heide Fulton, ha "venido de una forma impropia y de injerencia política a avalar" las actas electorales revisadas en escrutinios especiales luego de la polémica surgida apenas comenzó el escrutinio tras las elecciones del 26 de noviembre.

Los primeros resultados mostraron una ventaja considerable de Nasralla, pero a medida que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) fue avanzando en el recuento, el conservador Hernández comenzó a achicar distancias, lo que generó denuncias de fraude y protestas callejeras que dejaron varios muertos y derivaron en un toque de queda de 10 días.

Ante la controversia, el TSE realizó un escrutinio especial que culminó el domingo pasado, cuando anunció que Hernández obtuvo el 42,95 % (1.410.877 votos), mientras que Nasralla, que reiteró que no aceptará los resultados oficiales, sumó el 41,42 % (1.360.439 votos).

En Honduras no hay segunda vuelta electoral y gana el aspirante que tenga más votos, que gobierna durante cuatro años.

Las elecciones, en las que también se renovó el unicameral Congreso Nacional, fueron las primeras desde que se reformó la Constitución del país para permitir la reelección presidencial, un hecho polémico puesto que la posibilidad de hacer esta modificación fue la justificación del Ejército para dar un golpe de Estado contra Zelaya en 2009.

"Nosotros no aceptamos injerencia absolutamente de nadie", subrayó Zelaya, quien lamentó que el presidente estadounidense, Donald Trump, "no entienda lo que está pasando en Honduras".

"Queridos amigos norteamericanos, se lo decimos con todo respeto, rectifiquen, no van a poder gobernar con un presidente que el pueblo rechaza, esa gobernabilidad que está buscando Estados Unidos en Honduras la va a perder", prosiguió.

"El presidente que eligió el pueblo se llama Salvador Nasralla", enfatizó Zelaya, quien es coordinador de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, el partido de Nasralla.

Por su parte, Nasralla insistió en que "hay un fraude que todo mundo puede verificar" y dijo que la solución a la crisis política en Honduras pasa por "darle al pueblo el presidente que escogió", citaron medios locales y la agencia de noticias EFE.

Señaló que el fraude está en 5.759 actas electorales procesadas por el TSE en los escrutinios especiales.

Nasralla indicó que si las misiones de observación de la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa "tienen ganas de resolver el problema hay que revisar las 18.128 actas, incluyendo los votos y los cuadernillos".

Dijo, además, que no le extrañaría que las autoridades electorales "quemaran los cuadernillos o ya los hubieran hecho desaparecer, porque son picarillos acostumbrados a robar, han estado en puestos públicos toda su vida robando".

Nasralla, un reconocido presentador de televisión, anunció que en las próximas horas entregará a la OEA las actas electorales que demuestran su triunfo, y denunció que las autoridades del TSE "mandaron a hacer más de 5.000 actas dobles originales".

Entretanto, la ONG Human Rights Watch (HRW) denunció también "indicios contundentes de fraude electoral" e instó al gobierno "a respetar la libertad de reunión, abstenerse de hacer uso innecesario o desproporcionado de la fuerza y garantizar el derecho de protesta pacífica".
Fuente: Télam

Más Leídas