Diario Uno mundo insolito

Saltó a la fama en 2012, cuando un video de ella siendo mordida por una serpiente en uno de sus implantes mamarios, se viralizó. Hoy, además de despejar las dudas sobre la salud del reptil, reaparece en la prensa internacional para hablar de su amor po

Va al cirujano cada vez que tiene un mal día

Por UNO

“No puedo detener esta obsesión con mi belleza”, dice Orit Fox. Esta modelo de Tel Aviv hizo recientemente su confesión en un documental que, precisamente, quiso ahondar más sobre su aparente fanatismo a las cirugías estéticas.

Al igual que otras mujeres que han hecho noticia por la cantidad de procedimientos estéticos, Fox busca parecer una gran muñeca Barbie y, de paso, evitar a toda costa envejecer. “Me gusta la belleza. De vista, parezco una Barbie, una muñeca. Los hombres aman mi cuerpo. Es como un sueño, una fantasía”, aseguró.

Seguir leyendo

Y para mantenerse así, la mujer tiene prácticamente a la mano, un cirujano que la atiende –según dice, 24/7- cada vez que ella se encuentra una arruga o, simplemente, se despierta un poco menos satisfecha con su look.

Fox es recordada por haberse hecho conocida el año 2012 –a través de un video viralizado en internet- como la modelo con grandes implantes mamarios que fue mordida en uno de ellos por una serpiente, durante una sesión de fotos. Según se rumoreó en la época, el reptil habría fallecido producto de una intoxicación por la silicona.

“Eso de que la silicona mató a la serpiente fue solo un rumor. Ella sobrevivió. Tampoco me hizo daño, fue como un rasguño de gato. Las marcas de la serpiente me duraron como un mes”, aseguró Fox.

Ahora, este 2014, la mujer hace noticia nuevamente por sus declaraciones acerca de su amor por las operaciones estéticas, hechas a través del documental “200 Nips and Tucks and I Want More”, que se transmite en la televisión británica, según informó Daily Mail.

“(Sé que) es insano. Me he realizado cuatro veces cirugías en el busto. Me he puesto silicona en el rostro”, comentó Fox, añadiendo que si encuentra un punto de su cara que no haya sido aún intervenido, corre a su cirujano para revertir la situación. “Mis dientes… pido lo más blanco que tengan”, dijo.

Sin embargo, la mujer considera que su apariencia actual es la correcta: “Creo que soy más linda ahora (que en el pasado), porque mantengo mi belleza. Es muy importante mantener mi belleza (…) Si tengo un mal día, corro al doctor Klein (su cirujano) para ver si puede hacer algo para mantenerme feliz. Si estoy triste, me siento fea. Todo está en mi mente”.

Por su parte, su doctor declaró: “Ella odia las arrugas, así que hacemos de todo para que sea feliz (…) Quiere ser joven, joven para siempre, así que eso tratamos de lograr, poco a poco. Ella no es adicta (…) solo quiere ser joven”.

Junto con calificar el trabajo del cirujano como “arte”, la modelo explicó que en el futuro, cuando ya no pueda hacer nada por frenar el paso de los años, espera verse como Sophia Loren. “Ella es hermosa. Mantiene su belleza. Y yo estoy muy bien cuidada, como un Ferrari o un Lamborghini”.

Fuente: emol.com

 Embed      
Orit Fox.
Orit Fox.
 Embed      
Orit Fox.
Orit Fox.
 Embed      
Orit Fox.
Orit Fox.
 Embed      
Orit Fox.
Orit Fox.
 Embed      
Orit Fox.
Orit Fox.
 Embed      
Orit Fox.
Orit Fox.