Mundo insolito Lunes, 30 de abril de 2018

Este elefante se ríe a carcajadas cuando juega con su cuidador

Cada vez se hace más obvio que existe una similitud emocional con los animales, especialmente en algunas especies con las que compartimos rasgos biológicos. En estos tiempos en que cada persona lleva una cámara en la mano y cada momento especial se comparte, es obvio -para quién quiere mirar y aprender- que en un encuentro interespecies, las emociones se comparten, transmiten e incluso se contagian.

Un buen ejemplo es el vídeo tomado en la reserva de elefantes de Mevang en Chiang Mai, Tailandia, de este pequeño elefante con el que un cuidador interactúa, usando como cebo un cubo azul con el que tienta al elefantito que se acerca corriendo. Como en el patio de un colegio, el muchacho retrocede y el elefante lo persigue entre risas y se acercan y esquivan, y van y vienen. En definitiva, juegan y se divierten ante los sorprendidos ojos de los turistas. El cuidador vuelve a acercarse a él y a tentarle con el cubo que -¿quién sabe?- puede que el pequeño identifique como el habitual receptáculo de su dosis de agua o de su ración de comida. Mayor motivo para correr lleno de alegría en pos del balde.

Más noticias