Mendoza - San Martín San Martín
sábado 14 de julio de 2018

Ya se mueven las fichas de campaña en San Martín

Comenzaron a circular encuestas y suenan nombres de los que aspiran a ganar la intendencia el año próximo. Jorge Giménez va por otra reelección y todo indica que su principal rival será el director del Notti y concejal, Raúl Rufeil.

San Martín. Todo lo que sucede ahora, incluso todo lo que viene sucediendo desde hace unos meses, es campaña política o abono y siembra de ese terreno. San Martín es, desde hace un par de elecciones, uno de los territorios más codiciados. Y también es un buen indicador de lo que pasa en el resto de Mendoza.

En una elección a cargos ejecutivos que seguramente estará desdoblada de las nacionales y será en el primer tercio del 2019, en San Martín ya se pueden ver estrategias y definir, con un mínimo de error, posibles candidaturas y hasta perfilar resultados.

Ya hay algunas encuestas, cuyos resultados han llegado a oídos de todos los interesados. El radical mejor posicionado es el actual concejal y director del hospital Humberto Notti, Raúl Rufeil. En tantos, los peronistas tienen muchísimas dificultades para sumar y en ese dificultoso panorama el único que logra al menos figurar, aun con el desgaste de cuatro gestiones encima, es el intendente Jorge Giménez.

En Cambia Mendoza, al menos en el lado radical y que por San Martín es el único lado concreto, el pediatra Rufeil es el favorito y el que corre con el caballo del "comisario" Alfredo Cornejo.

Tanto el gobernador como el concejal –asumió hace poco– y director del Notti, se sienten cómodos en esta sociedad electoral. Se muestran juntos en cada acto posible y ya no es novedad para nadie que el médico ha sido bendecido por el jefe del Ejecutivo provincial.

No se sabe aún si la familia Petri pretenderá dar batalla en las PASO y seguramente esto se defina cuando su mentor, Julio Cobos, resuelva si quiere competir en la provincia. Los hermanos Luis y Mauricio Petri seguramente tomarán alguna postura a partir de allí. Esto afectará especialmente al deseo de Mauricio Petri de llegar a la intendencia, ya que Luis está muy cómodo en el Congreso y con su relación cercana con el Ejecutivo nacional. Difícilmente quiera "bajar" a San Martín. Mauricio, en cambio, quiere pelear hasta el final.

En tanto Daniel Llaver, también pediatra y concejal, se ha gastado el crédito en las elecciones ejecutivas anteriores y está claro que debe alimentar su figura desde donde está, antes que volver a intentar quedarse con el Ejecutivo municipal.

En el peronismo la situación es más compleja. Mucho más. En su cuarto gobierno consecutivo y especialmente en este último tramo, Jorge Giménez salió a tratar de reconquistar a los vecinos, que si bien lo sostuvieron en la intendencia hasta ahora, le han reclamado duramente en los últimos años la falta de atención en algunas cuestiones básicas: el mantenimiento de las calles es el principal.

Y dentro del peronismo Giménez, con desgaste y todo, es el único que mide "algo" en San Martín. Pero ese "algo" es muy poco. Incluso menos que el peor de los posibles candidatos radicales.

Ahora el intendente multiplica esfuerzos para pavimentar y asfaltar calles prometidas y especialmente para reparar aquellas que están deterioradas.

Pero esta estrategia para recuperar la simpatía del electorado no está funcionando como se esperaba. Incluso está funcionando al revés. Cuando se le pregunta al frentista sobre el asfaltado o la reparación de su calle, la respuesta casi segura es: "Y... ¡tenían que venir los radicales para hacerlo!", desconociendo, quién hace y financia la obra. Aun así Giménez es por ahora el único peronista que mide.

Sabiendo que debe fortalecerse, el intendente ha estado tratando de unir fuerzas con Guillermo Carmona, que ha perdido mucho espacio en el kirchnerismo y ahora quiere armar su frente dentro del peronismo. Lo que sí está claro es que Giménez es su propio remplazo, ya que no logró posicionar en todos estos años a una figura capaz de sucederlo.

Pero por fuera del gimenismo está Jorge Tanús, que está rejuvenecido y revitalizado después de su alianza con el kirchnerismo. Es casi un hecho que Tanús estaría dispuesto a pelear las PASO con Giménez, aunque con la vista más cerca en una banca en la Legislatura que en el sillón de la intendencia.

Estos son los nombres, esta es la situación hoy y es casi un hecho que lo serán en las elecciones ejecutivas, desdobladas de las nacionales, que tendrá Mendoza allá por el primer tercio de 2019. Rufeil vs. Giménez. Así será. ¿O no?

Entre las obras y el viaje en colectivo al hospital


Ahora, como casi nunca quizás, Jorge Giménez está saliendo a la calle a mostrar las obras de mantenimiento urbano tan reclamadas y a hablar con los vecinos. "Se puede decir que volvió a militar", dijeron ayer. Tal vez esta estrategia es no sólo para reformar la presencia en la calle del intendente, sino también para que quede claro que es el Municipio el que está haciendo las obras y no la Provincia.

Del otro lado Raúl Rufeil, la figura mejor posicionada del radicalismo, está haciendo lo mismo, aunque sin gastar un centavo.

El pediatra viaja en colectivo ida y vuelta de San Martín al Notti. Usa el servicio directo y, buscándolo o no, se hace ver por los vecinos del departamento, que son el pasaje mayoritario de ese servicio de transporte.

A esto se suma que se muestra laborioso tanto en su función del director del Notti y también (aunque un poco menos) en su función de concejal.

Además se permite caminar bastante las calles de San Martín, haciendo trámites comunes y "perdiendo" tiempo haciendo colas, mientras milita su propia figura.

Y tiene un plus: fue uno de los pediatras más requeridos en el departamento, situación que le genera una gran popularidad natural.

Para mejor, Cornejo lo ha bendecido. Es un buen inicio de campaña, que ya ha empezado por más que lo niguen.
Fuente:

Más Leídas