Universitarios que se preparan bien y rinden mal

Es frecuente que los estudiantes se traben en los estudios. Especialistas de diferentes áreas aconsejan qué hacer.

Estaba todo listo para dar rienda suelta al gran festejo que amigos y familiares habían preparado para brindarle a Agustina, que rendía su última materia de Abogacía y sonaba más a un trámite que a una situación riesgosa. Nadie se lo merecía tanto como ella, que superó sus propios límites para llegar a ese momento. Nadie podía decir que en tantos años de estudio no hubo constancia, perseverancia y esfuerzo. Todo eso abundó. Sin embargo, no hubo festejo, ni harina ni huevos para tirarle. Agustina rindió mal, aunque sabía de memoria la materia. Una semana después se recibió y se concretaron los sueños anhelados.

Como Agustina, hay muchos universitarios que estudian y les va mal, que sienten el fracaso en sus espaldas, que saben que otra vez hay que empezar de nuevo. Muchos de ellos acuden a psicólogos, psicopedagogos y hasta se anotan en talleres de oratoria para ir armados a una nueva evaluación.

"Los casos más llamativos que consultan son estudiantes que llevan, por ejemplo, un año o más sin aprobar exámenes. También casos donde se bloquean o tienen una crisis a la hora de rendir, logran tranquilizarse y aprobar. Otros que no tienen la disciplina de estudiar, se catalogan de vagos y lo hacen para darles el gusto a los padres deciden comprometerse y estudiar para ellos mismos. También hay casos donde tienen mala relación con los padres, se sienten presionados, están enojados con ellos y como una forma de vengarse no avanzan en la universidad. Al tomar conciencia, perdonar y aceptar, progresan en sus estudios", explicó María Marta Zapata Erice, licenciada, profesora en Ciencias Psicopedagógicas y directora del CEPA (Centro de Enriquecimiento del Potencial de Aprendizaje).

La especialista señaló que es algo común pensar que el bajo rendimiento universitario se debe a falta de hábitos de estudio y de estrategias de aprendizaje.

"La realidad del estudiante universitario tiene características que la hacen única. No puede ser abordada sólo desde lo puramente psicológico, porque faltarían respuestas a temas relacionados con el aprendizaje, ni tampoco exclusivamente desde lo pedagógico, porque dejaría sin resolver aspectos personales que pueden estar entorpeciendo su rendimiento académico", agregó la educadora.

A la hora de dar consejos la especialista dijo que "es importante saber que estamos llamados a evolucionar y a ser la mejor versión de nosotros mismos y para eso atravesamos diferentes pruebas. No hay que asustarse. El bajo rendimiento en la universidad es una prueba para aprender algo valioso no sólo de la facultad sino de la vida. Y una prueba no se va de nuestras vidas hasta que no aprendemos lo que trae para enseñarnos".

Bajar la ansiedad previa al examen es uno de los objetivos que los especialistas recomiendan. "Hay cosas generales como aprender técnica de respiración. Se trabaja además con cambiar los pensamientos negativos en positivos. Hay cosas sencillas que hay que adquirir como evitar estudiar con el celular al lado, y estar revisándolo cada 5 minutos porque eso va en contra de la concentración. Hay que repetir frases positivas como voy a rendir bien y escucharse", comentó la licenciada Marcela Alonso Perry.

Los estudiantes de la UNCuyo cuentan con el Servicio de Apoyo Pedagógico y Orientación al Estudiante, que trabaja con profesionales orientadores en las distintas problemáticas de los universitarios.

"En el tramo final de una carrera aparece una gran dificultad, que es la demora en el egreso, problemática compleja y multicausal. Puede haber desmotivación, demanda laboral, temores, y hasta causas relacionadas con dificultades con algunas cátedras, con la vigencia de planes de estudio, o ala elaboración de tesis y/o trabajos finales, entre otros temas", señaló María Inés Fares, directora de Ingreso, Permanencia y Egreso de la UNCuyo.

estudiantes-universitarios-2.jpg

Fuente:

Más Leídas