Mendoza - atentado atentado
viernes 06 de abril de 2018

Una fotógrafa mendocina ganó el Premio Ortega y Gasset

El 7 de mayo próximo recibirá uno de los galardones más importantes del periodismo de habla hispana.

La fotógrafa mendocina Marcela Miret recibirá el Premio Ortega y Gasset de periodismo por la foto que tomó junto con su colega David Armengou sobre el atentado en las Ramblas de Barcelona el 17 de agosto de 2017 y que tanto periódicos españoles como prensa de todo el mundo eligieron para retratar ese momento.

Marcela tiene 52 años, es mamá de seis hijos, pasó por diferentes trabajos y hoy se define como madre, fotógrafa y una eterna aprendiz. Esa avidez por descubrir cosas la llevó a interesarse por la fotografía. Tomó su primer curso en 2014 y tres años después, mientras terminaba una sesión con David Armengou, el destino la puso frente a un hecho que le cambió su vida.

Estaba en el momento justo, con la cámara preparada y logró una foto que mostró una tragedia, sin morbo ni golpes bajos. Como recompensa, fue premiada con uno de los galardones más importantes del periodismo de habla hispana.

–¿Qué recordás de ese momento?
–Primero fue el impacto del atentado y la crueldad y me impactó mucho como fotógrafa la repercusión que tuvo en los medios. No me imaginaba que podía llegar a ser tan fuerte, me costó procesar las dos partes. Lo que me pasó después es que durante un tiempo largo estuve sin ganas de tomar fotografías. No me llamaba la atención hacer cualquier otra foto después de fotografiar algo tan impactante.

–¿Cómo recibiste la noticia del premio?
–Para mí es una sorpresa tremenda, es quizás el sueño de muchos fotógrafos. El premio me impulsa a seguir. Por más que sea difícil trabajar como fotógrafa quiero perfeccionarme y seguir creciendo y adquirir un mejor equipo, hacer cursos ya sea acá o afuera. Yo considero que hay fotógrafos profesionales y me cuesta decir que soy fotógrafa profesional. Para mí sí tuve esta oportunidad que fue única y que muchos están esperando toda una vida y me tocó a mí justo ese momento.

–¿Pensaste en ese momento en la parte técnica de la foto?
–Sí, en el momento que fui hacia la Rambla pensé en la parte técnica y es una semiprofesional mi cámara. Ya eran las 5 de la tarde y pensé en subir los pisos para poder disparar en velocidad y que se viera bien. El pulso no me tembló y me impactó la escena pero no me invadió la angustia, era un estado de adrenalina que me ponía en alerta, estaba en una situación de buenas fotos para informar y mostrarle al mundo lo que yo estaba mirando. Una vez que la hice y empecé a ver que salía en todos lados trataba de no verla, me pegaba fuerte, fue una composición, logré aislarme y sacar la foto. Evité hacer zoom, podría haberme acercado y hacer una foto más fuerte.

–¿Cómo publicaron la foto?
–Nosotros hicimos la foto y dijimos: ¿ahora qué hacemos? Justo una chica que estaba en prensa nos dio el teléfono de la agencia EFE y les dijimos que teníamos fotos para mostrar. EFE precisó un precio, pero no era el fin sacar un precio, el fin era documentar, es un suceso que hace historia, que es parte de la historia del Barcelona y del mundo. En la agencia EFE nos pedían el autor y necesitaban una cuenta bancaria. Puso su nombre David y quedó registrado en cada foto el autor de cada foto, y dijimos que eran de los dos. Hubo un pacto entre nosotros: así como compartimos el momento, íbamos a compartir tanto a favor como en contra.
Fuente:

Más Leídas