Mendoza Mendoza
miércoles 14 de febrero de 2018

Una bisabuela de 83 años quiere subir el Aconcagua

Elisa Forti es una de las integrantes de la expedición Summit Aconcagua 2018. Empezó a correr a los 72 años. Ascenderá junto con otros 10 atletas

Once destacados atletas para los que el deporte ha sido una herramienta de superación llegan este viernes a Mendoza. Participarán en la expedición Summit Aconcagua 2018 e intentarán hacer cumbre en la cima más elevada de América, ascendiendo 6.962 metros de altura. Forma parte de este grupo de deportistas, Elisa Forti, una abuela de 83 años que podría alcanzar un nuevo récord.

La maratonista contó que comenzó a correr profesionalmente a los 72 años, luego de la muerte de su marido. "Correr me dio mucha seguridad y me permitió salir de mi casa. Yo siempre fui muy tímida y cuando falleció mi marido decidí recluirme en casa. Con las carreras aprendí que se puede vivir de otra forma. Correr me devolvió la vida", señaló en la web de la expedición.

Desde entonces ya cruzó cuatro veces la cordillera de los Andes, en 2013, 2015, 2016 y 2017, hazaña que le valió el récord de ser la mujer de mayor edad en realizar el cruce. En comunicación con Diario UNO describió que si bien empezó de grande a correr, toda su vida se mantuvo en movimiento y dedicada a la actividad física y al deporte.

Una vida activa
"Siempre hice deportes. Desde los 14 hasta los 40 jugué al vóleibol representando a diferentes clubes. Después jugué al tenis. Siempre estuve en movimiento. Cuando conocí el running me gustó que sea un deporte individual en el que te enfrentás a vos mismo, pero en un ambiente de mucho compañerismo. Es un deporte con amistad en el que todos somos para uno y uno para todos", dijo.

"Por el running abandoné el tenis, pero no me gusta la calle, me gusta la montaña. Me crie entre cerros. Mi papá me llevaba de chiquita a subirlos y parece que eso me quedó grabado", recuerda la "nonna que corre", tal como la identifican en las competencias. Después describe que es italiana y no hace falta que lo explique demasiado ya que aún conserva el acento y algunas palabras.

Llegó desde Como a la Argentina cuando era muy chica en 1948. Su padre trabajaba para una empresa textil y decidió emigrar con toda la familia hasta este país para escapar de la Segunda Guerra Mundial. Desembarcaron en Buenos Aires. Actualmente Forti vive en Vicente López donde crió a cinco hijos, tuvo once nietos y tres bisnietos.

"La cabeza domina al cuerpo", revela el secreto de su temple. Sin embargo, no es su único secreto para mantenerse en forma. Su rutina incluye correr todos los días de la semana excepto el domingo durante una hora. El día que no corre practica tenis y natación. Almuerza y cena variado pero saludable incluyendo frutas cocidas y crudas y carnes.

Sobre el desafío atlético que realizará en la provincia describe que la llamaron para unirse a la expedición y no dudó en aceptar la propuesta. "No conozco el Aconcagua y pensé que sería muy lindo subirlo y por eso les dije que sí. Fui a Mendoza hace añares, cuando los chicos eran muy pequeños y después no volví más. El cruce siempre lo hice por Chile y Bariloche", dice.

"Para este fin de semana la cabeza está preparada porque pienso que es lo esencial y el cuerpo está en movimiento siempre. Tampoco le podés exigir al cuerpo milagros a mi edad. Pero para prepararme agregué dos veces por semana sesiones de kinesiología para hacer equilibrio y elongación", detalló.

"Cuando terminé una carrera en Salta se me acercó un muchacho que me abrazó, me dio un beso en la mejilla y me contó que un año atrás estaba tirado en un sillón, mirando la televisión y me había visto corriendo. A partir de eso se replanteó su forma de vivir y él también comenzó a correr", cuenta Forti acerca de ese momento que la emocionó en la web de la expedición.

Un equipo destacado
Matías Gutiérrez Moyano, project manager de Summit Aconcagua 2018, dijo que "las historias de vida de cada uno de los deportistas que participarán de la expedición sirven para mostrar cómo la fuerza de voluntad es la energía que nutre, que empuja hacia adelante y permite cumplir todos los logros. El hilo conductor es el deporte, que adquiere la dimensión de una herramienta de superación".

Acompañarán a Elisa Forti: Fabricio Oberto, ganador del oro en las olimpíadas de Atenas y campeón de la NBA. Sufrió un problema cardíaco que puso en riesgo su carrera. También lo hará Paula Pareto, primera mujer argentina que se consagró campeona olímpica. Julián Weich, querido por su talento artístico y compromiso con las campañas de bien público. Silvio Velo, que nació ciego y en una familia humilde. Además de ser capitán y goleador de los Murciélagos es considerado el jugador de fútbol sala para no videntes más talentoso del mundo. Estará Pilar Pereyra, la primer mujer argentina en ganar una copa del Mundo en natación a pesar de sufrir una lumbocitalgia crónica.

Otro que intentará hacer cumbre es Pablo Giesenow, quién perdió ambas piernas en un accidente automovilístico. Lejos de dejarse abatir apostó al deporte como forma de superación. Ezequiel Baraja estaba cumpliendo una condena en la cárcel cuando conoció el equipo de rugby Los Espartanos, que le cambió la vida. Fernando Pedro Marino, un excombatiente de Malvinas.

Álvaro Casillas era uno de los toreros con mayor proyección en España hasta que un toro lesionó su pierna. Peter Czanyo tras ser diagnosticado con cáncer de pulmón transformó su vida sedentaria y cambió sus hábitos, recuperando su salud. A sus 61 años corre, escala y es presidente de la Fundación Pacientes de Cáncer de Pulmón.

Fuente:

Más Leídas