Mendoza Mendoza
miércoles 15 de noviembre de 2017

Un reformista vuelve al frente de la Corte

Jorge Nanclares fue elegido por todos sus pares para conducir el máximo tribunal local por los próximos dos años

Jorge Horacio Jesús Nanclares será el nuevo presidente de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, luego de haber sido elegido ayer, por unanimidad, por los siete ministros del tribunal.
La llegada de Nanclares a la presidencia es la dosis exacta que necesitaba la Justicia provincial para equilibrar los fuertes vientos de cambio que soplan dentro y fuera del palacio, y neutralizar las tensiones en la relación con los otros poderes.

Con Nanclares, el Gobierno provincial gana un conductor radical y un supremo con vocación reformista, siempre dispuesto a modernizar el Poder Judicial. Con Nanclares, el ala peronista de máximo tribunal local asegura un canal de diálogo e influencia interna en la presidencia. Con Nanclares, la Corte en pleno se garantiza un presidente conciliador, pero con autonomía para decir no a los otros poderes, de ser necesario.

Nanclares fue uno de los cuatro supremos que en diciembre de 2015, tras asumir Alfredo Cornejo, hicieron lugar a aquel hábeas corpus a favor de los presos detenidos sin el control de los jueces, que desató la furia del gobernador, quien lo interpretó como una sentencia garantista que iba contra su política contra el crimen.

Asumirá sus funciones el 25 de este mes, día en que termina el mandato de dos años de Pedro Llorente, quien condujo la Corte en los últimos seis.

"No tengo que opinar"
Nanclares habló ayer como presidente en funciones, aunque aún no lo sea, cuando la Corte convocó a una rueda de prensa para dar la novedad.

Fijó una clara postura de que no confrontará con el Gobierno provincial en temas que a la Corte no le competen, pero a la vez recalcó que quiere ser consultado, escuchado y parte activa de los cambios que se vayan a instrumentar en la Justicia.

Lo demostró cuando le preguntaron por el reclamo de inclusión de dos mujeres en el proyecto de ampliación de la Corte y por la reforma judicial que prevé la iniciativa, que espera ser tratada en la Legislatura, luego de que ayer se cayera la sesión del Senado por disidencias radicales.

"Seguimos siendo siete miembros y somos todos hombres. Si hay perspectiva de género, será solo con nueve jueces pero, por ahora, la Corte es de siete y no hay ley de ampliación porque la sesión del Senado se cayó. Habrá que ver cuáles son los avatares políticos, pero eso a nosotros no nos interesa, nuestra función es ocuparnos del Poder Judicial".

Al tocarse el tema de los cambios que Alfredo Cornejo y el oficialismo quiere para la Corte respondió: "Puede que nos llamen a consensuar la reforma o puede que no. A mí me quedó pendiente una reunión personal con el gobernador, que por razones particulares no la pude concretar y le acabo de comunicar personalmente que las autoridades de la Suprema Corte han cambiado".

A pesar de la insistencia de la prensa para que hablara del proyecto aumentar los ministros de la Corte, Nanclares se mantuvo en la pulcra y clásica que tienen los supremos ante temas candentes: "Hoy tenemos siete miembros, cuando seamos nueve, conversamos".

Interrogado si le parecía bien ese cambio exclamó: "No tengo porqué estar o no de acuerdo con ese cambio, no tengo que opinar de cosas que no me corresponden a mí. Diseñar y reglamentar las instituciones y la Constitución es función del Poder Legislativo. Esperemos que pasen las cosas y no especulemos".

El cuarto mandato
Nanclares iniciará el próximo 25 de este mes su cuarto mandato al frente del Poder Judicial, luego de haber cumplido tres consecutivos entre los años 2003 y 2009.

En esos tiempos, bajo su conducción, se puso en marcha el nuevo Código Procesal Penal que creó los actuales fiscales de Instrucción y los jueces de Garantías, sistema que recién se terminó de instrumentar este año en toda la provincia.

También creó los tribunales de Flagrancia, que se publicitaron en ese tiempo como la Justicia express, en la que, en pocos días se juzgaba y sentenciaba a quienes habían cometido delitos in fraganti.
Al comienzo el fuero operó resolviendo casos entre los 7 y 15 días, pero hoy las demoras llegan a un año.

Inesperado
La asunción de Nanclares era algo impensado hace dos meses. Por esos días, el supremo no estaba en los papeles de nadie, ya que se había autoexcluido por razones personales y preparaba, en silencio, su retirada a mediano plazo, tras poner el broche de oro a su carrera con la reforma,
redacción y sanción del nuevo Código Procesal Civil de Mendoza, que capitaneó junto al subsecretario de Justicia, Marcelo D'Agostino y a los juristas Inés Rauek de Yanzón, Sebastián Marín, Patricia Canela, Leandro Lanci y Sebastián Soneira

Hace menos de un mes falleció la esposa de Nanclares y eso cambió todo. Además de la pérdida irreparable, el juez de la Corte se encontró con muchísimo tiempo disponible y decidió volcarlo a otra presidencia.
Nanclares se encontrará con la oralidad puesta en marcha, que él promovió hace 10 años sin éxito, y también con los juzgados pluripersonales, que Nanclares instrumentó hace una década en la Justicia Civil, no sin polémica y rechazo de los abogados.
Fuente:

Más Leídas