Mendoza Mendoza
martes 19 de diciembre de 2017

Un año para adecuar la secundaria al nuevo plan que tiene Nación

En el Consejo Federal de Educación se aprobó el proyecto Secundaria 2030 con el que se buscará combatir la deserción y repitencia escolar, y mejorar los aprendizajes

En el Consejo Federal de Educación se aprobó por unanimidad, a principio de mes, uno de los planes más ambiciosos para modificar la secundaria de aquí a 12 años. El proyecto Secundaria 2030 nace en el Ministerio de Educación de la Nación y baja a las provincia para contrarrestar los resultados negativos que arrojaron las pruebas Aprender 2016 ya que las de 2017 aún se analizan.

Según los datos que surgieron de esa evaluación, cinco de cada diez alumnos no logran finalizar la escuela secundaria, siete de cada diez alumnos no alcanzan el nivel básico de matemática y cuatro de cada diez estudiantes de quinto y sexto año no logran comprender e interpretar textos básicos. El objetivo del Gobierno es revertir estos números y actualizar la educación a los tiempos que corren.

Sara Lucero de Simón, directora de Educación Secundaria, explicó que la principal tarea es evitar la deserción escolar y la repitencia mejorando la calidad del aprendizaje. "En Mendoza el próximo año comienza la etapa de sensibilización, o sea dar a conocer los nuevos lineamientos a los docentes y directivos. Comenzaremos con una experiencia piloto de capacitación", dijo.

La funcionaria describió que este año fueron capacitados por Nación diez supervisores y el año que viene se seleccionarán seis escuelas para que sus directivos y docentes sean instruidos en base a las expectativas del plan general de educación. "Hay que entender que se trata de una propuesta a largo plazo. En 2018 tenemos que tener elaborado para octubre nuestro proyecto provincial", señaló.

Los lineamientos de Nación son generales por eso cada provincia en función de sus recursos y sus avances tiene que elaborar una estrategia propia con la que promete implementar los cambios. Se trata de una propuesta jurisdiccional de renovación integral que tendrá que ser discutida al interior de las escuelas entre superiores y docentes.

En qué consiste
Los cambios que se propone el proyecto Secundaria 2030 están sintetizados en cinco aspectos. Por un lado, se busca modificar la estructura rígida de asignaturas escindidas hacia aprendizajes conectados y multidisciplinarios que involucren saberes de distintas materias al mismo tiempo.
También se quiere avanzar de trayectorias escolares fragmentadas a diversificadas.

La idea es que el modelo tradicional de enseñanza sea superado por un aprendizaje activo y colaborativo que pone foco en el desarrollo de capacidades. La base disciplinar de la formación es la resolución de problemas, el pensamiento crítico, aprender a aprender, compromiso y responsabilidad, trabajo con los otros y la comunicación.

Asimismo, se plantea disminuir la brecha que separa a la escuela del mundo académico y el laboral. Este fue uno de los aspectos que más polémicas desató en Buenos Aires, ya que se exigirá que los alumnos del último año colaboren con empresas y organizaciones sociales para aplicar sus conocimientos en la práctica. Es una modalidad que tendrá reglas distintas a las pasantías.

Finalmente, se beneficiará a los docentes agrupando sus horas en una misma institución. Se quiere romper con el modelo del profesor taxi que salta de un colegio a otro para que el docente participe en proyectos compartidos, en planificaciones escolares y para que pueda pasar más tiempo compartido con sus colegas, ya que así lo exigirá la didáctica en las aulas.

Recepción de los cambios
La directora de Educación Secundaria indicó que por desconocimiento y temor muchos docentes no están de acuerdo con los cambios que se aprobaron el 6 de diciembre pasado. "Los profesores siempre tenemos temor a los cambios, generalmente porque consideramos que con los cambios viene un perjuicio, pero este no es el caso", aclaró Sara Lucero.

"No va a haber un cambio del diseño curricular y de materias. Esto es importante que se aclare y que se sepa. Se pretende que haya un proyecto institucional del aprendizaje en la escuela y que ese instrumento sea de uso cotidiano. La idea es que tenga varios ejes en los que trabajen distintos agrupamientos de profesores y alumnos", explicó.
Fuente:

Más Leídas