Mendoza - Mendoza Mendoza
martes 06 de febrero de 2018

Tiene 27 años y conoce como pocos el Aconcagua

Le dicen Chabela y hace 7 temporadas que trabaja en Plaza de Mulas. Hizo cumbre 8 veces, una por la ruta de polacos y otra en tiempo récord.

"Llegando a la cumbre tenés una trepada tremada que decís que no la querés subir, pero cuando la subís te das cuenta que es lo más hermoso que pudiste haber hecho". Así recordó su primera cumbre María Isabel Farías, pero en el campamento de Plaza de Mulas todos la llaman Chabe o Chabela. Además tiene un récord personal.

Tiene 27 años y hace 7 que trabaja cuatro meses al año en Aconcagua. Oriunda de San Martín de Los Andes, fue adoptada por Mendoza durante 7 años. Actualmente vive en Córdoba y por momentos en Perú.

Chabe es asisporter: "Es ser asistente a la cumbre de otro guía, guía o porter", detalló y agregó: "Como porteadora subo entre 20 a 30 kilos depende el campamento que te contrate. Hago porteos a Canadá (4.930 metros de altura), a Nido de Cóndores (a 5.300 metros) y a Cólera (5.950 metros).

María Isabel Farías 1

"Por lo general los porteos se dividen en dos: de expedición donde se lleva carpas, ollas, calentadores, benzina, gas. Y los privados en los que llevamos las cosas personales de los visitantes", explicó Chabela sobre su trabajo.

"Muchas veces hacemos porteos de bajada que se baja basura, la caca de las personas o los mismos equipos de las personas que intentaron hacer cumbre", contó.

A pesar de ser una mujer muy relajada y tranquila, aseguró que este trabajo "no es fácil, no es para cualquiera, entrenas durante el año, son muchos años arriba de la montaña. Uno puede ser un Iron man, pero no llegar ni a Canadá por subestimar a la montaña. Es necesario tener experiencia porque si no sabés el ritmo, no sabés cómo pisar, no sabés cómo llegar, no tenés cabeza, que para mí es 100% cabeza el porteo".

maria isabel farias 04.jpg
Foto: Fernando Martínez / Diario UNO
Foto: Fernando Martínez / Diario UNO

Trayectoria

Tiene ocho cumbres en su haber. Una de ellas la hizo desde la ruta de los Polacos, la más difícil y peligrosa. Hace dos temporadas hizo un récord personal: fue de Mulas a la cumbre y volvió a Mulas en 12 horas y 40 minutos.

"Una noche nos juntamos a hacer pizzas. Al día siguiente había una ventana, le llamamos así a un día muy lindo para hacer cumbre, y yo tenía ganas de subir", relató: "Decidí salir de Mulas, llegar a la cumbre y volver a Mulas. Nadie me creía cuando dije que me iba a ir a dormir y que iba a salir a la cumbre. Hasta se me rieron".

Siguió: "A las 3 am salí solita por los zigzag, caminando. No sé, debe haber sido un poco el cagazo de ir sola y que era de noche que habré ido un poco más rápido y llegué a un buen horario a lo que es la travesía"

Una vez allí, contó que se encontró con Huevo, de la Patrulla de Rescate, quien le dijo que iba a muy buen ritmo y le pidió que llegara a la cumbre para hacer un nuevo récord.

María Isabel Farías 2

Sin apagar el cronómetro hizo su récord en 12.40 horas ida y vuelta: "Pero subí y me quede hablando con tal, me quedé comiendo por acá, hasta que te pones los grampones, me quedé hablando con el Pitu, de la Patrulla de Rescate, en Independencia (a 6.500 metros) tomando un mate cocido y galletitas de agua que había llevado. En la cueva me encontré con unos ecuatorianos que subieron por Polacos y les pregunté sobre la ruta. Podría haber sido mejor, pero si fue así, fue por algo".

"Siempre digo que la cumbre es personal. No importa la altura, cada uno tiene su cumbre, pero la geográfica es muy linda y te hace llorar un montón. Es lo que me transmite esta cumbre, la sensación de que lo diste todo, ya sea por exigencia física, mental y emocional, y luego de romperte te toca la otra cumbre, que es bajar, llegar a casa con la familia o con los amigos que te están esperando", concluyó la montañista.

Entrenamiento
"Yo tengo una regla fundamental para mí. Mínimo en el año corro 3 o 4 veces por semana 5 km cada día. Hacer 10 montañas anuales, y si las puedo superar mejor, con un mínimo de mil metros de desnivel, debido a que es lo que deben enfrentar los porters, y luego elongación y yoga", explicó.

maria isabel farias 01.jpg
Foto: Fernando Martínez / Diario UNO
Foto: Fernando Martínez / Diario UNO


Fuente:

Más Leídas