Mendoza - Las Heras Las Heras
viernes 08 de junio de 2018

"Tato" Young charlará sobre corrupción en la Justicia federal

El periodista y escritor detalla el tema a la perfección en "El libro negro de la Justicia". Sobre sus investigaciones charlará con Andrés Gabrielli en Las Heras, de forma gratuita.

El panorama es sumamente oscuro con respecto a la Justicia federal. Así lo plantea el reconocido periodista y escritor Gerardo Tato Young en El libro negro de la Justicia.

No lo hace sólo en el título, sino a lo largo de toda su obra. En ella, tras años de experiencia, investigación y entrevistas, ha logrado echar luz sobre los entramados de un sistema corrupto que hoy está corrompido en todos sus niveles.

De eso, y de todos los vínculos que hay entre la Justicia y la política, en donde se aplica la lógica del dedo en el gatillo porque todos se deben favores y permanecen en el tiempo a fuerza de amenazas, hablará este viernes Young, en Las Heras. Será a través del ciclo de escritores Grupo Plantea-Grupo América, que presenta al último de los autores de esta edición. Andrés Gabrielli será el moderador de la charla. La cita es en el Salón Malvinas Argentinas, de Las Heras, con entrada gratuita.

Antes de él y ante una cantidad destacada de público que pudo acceder a escuchar a los autores de los libros más vendidos de los últimos meses, conversaron con el periodista mendocino el académico y docente Mariano Narodowsky, que escribió sobre el colapso de la educación; Rafael Bielsa, autor de una novela policial que transcurre en Rosario, y Felipe Pigna, que viene de publicar una colección de historias de mujeres a las que se les mezquinó la memoria de sus actos.

Sobre la Justicia federal
Para Young, que la Justicia federal cumpla con su rol y controle al poder político y público hoy es casi utópico. El sistema se habría corrompido tanto que ha generado una relación muy promiscua con el poder que la ha quitado de su eje y de su sentido, apunta el autor planteando una "lógica del gatillo".

"Los políticos les deben la vida a los jueces y los jueces a los políticos y eso lleva a que todo se quede quieto y no haya búsqueda de verdad, ni de justicia, sino puja de poderes. Hoy el Gobierno les tiene miedo a los jueces federales porque saben que tienen en sus manos causas que después las pueden activar, como le pasó al kirchnerismo. Un statu quo perverso. No confían en los jueces, hay jueces sobreactuando con el gobierno anterior pero acumulando causas contra el gobierno actual", señaló a Diario UNO.

De la mano de su propia experiencia –primero como pinche en un juzgado, luego como periodista–, el autor viene relatando tanto en su libro como en las presentaciones que realiza en todo el país lo que ocurre en el fuero más corrompido del país, en donde la verdad, dice, es manipulable y la historia, un artilugio.

"El sistema federal no fue pensado para controlar la política sino para encubrirla, cuando vemos jueces que creemos que investigan en realidad están encubriendo. Y lo que permite esto es la corrupción de la Justicia. Elegir jueces vulnerables y corruptos es una decisión política. El sistema permite hacer lo que quieran porque no hay controles internos y externos, no hay auditorías. Los jueces se paran sobre expedientes y nadie, ni el Colegio de la Magistratura, que también está corrompido, puede controlarlos", advirtió.

Para poder dar cuenta de eso, Tato recurrió a la figura de María Servini por ser, según él, la jueza más poderosa del país. Ante la pregunta del porqué de su elección, Young dijo: "Porque entró con Menem gracias a un favor que le hizo a Jorge Antonio, uno de sus financistas; porque es jueza electoral, lo que le da doble poder porque los políticos son rehenes de sus decisiones, porque es mujer y me pareció atractivo retratar a una de tanto poder. Y porque ella no es simplemente ladrona, lo que busca es la supervivencia en el poder, permanecer, a diferencia de los otros que también son ladrones económicos".

Es que a lo largo de su libro también hace referencia a los doce jueces, que dice deberían ser removidos, como apenas una de las acciones que podrían servir para el saneamiento de la Justicia federal. La que está en su peor momento pero también en una etapa crucial: sus entramados empiezan a salir a la luz y eso, según Young, es el primer paso hacia el cambio.
Fuente:

Más Leídas