Mendoza - lluvias lluvias
miércoles 04 de abril de 2018

Semáforos rotos por las lluvias ocasionan caos en el tránsito

La tormenta eléctrica del domingo dejó sin funcionamiento algunos artefactos en zonas claves de la ciudad de Mendoza como la Costanera y el nudo vial.

El regreso a la actividad diaria tras un fin de semana extralargo el martes trajo en algunos puntos del Gran Mendoza dolores de cabeza y enojo en muchos conductores que encontraron en sus caminos demoras y caos de tránsito por la rotura de semáforos. La tormenta eléctrica del domingo por la noche fue la que causó los daños y complicó el tránsito en puntos claves como la Costanera y el nudo vial.

En la Dirección de Vías y Medios de Transporte de Mendoza se recibieron 40 llamados por semáforos que no funcionaban, sobre los cuales los técnicos comenzaron a trabajar en la tarde del lunes. Las autoridades estiman que son más los artefactos dañados y que con el paso de las horas se los informarán.

"Seguro hubo más, pero esos fueron los que nos comunicaron hasta ahora. Nos llamaban desde los municipios, del 911 y Defensa Civil. Hasta en algunos casos nos enteramos por los medios", explicó Carlos Matilla, director de Transporte.

El desencadenante de esta situación fueron los rayos que cayeron durante las lluvias del domingo en la noche y lunes en la madrugada. "Los rayos destruyeron los CPU que llevan los semáforos, se rompieron los tableros, controladores, placas, todo. Esto cuesta repararlo, no es sencillo y lleva su tiempo. La gente empezó a trabajar el lunes al mediodía hasta las 24 y hoy (por ayer) igual", agregó Matilla.

Catorce técnicos estuvieron en las labores y diez de ellos son especialistas en arreglos de estos objetos.

La principal zona afectada fue la Costanera de calle Brasil a Buenos Aires, aunque un desperfecto también se registró en Las Heras a la altura de Pescadores. Durante el lunes la situación no fue tan caótica por el feriado y el poco flujo vehicular, pero todo cambió el martes con el regreso de los mendocinos a la rutina.

Demoras, filas muy largas en las esquinas, bocinazos y quejas de los conductores se vieron casi toda la mañana. Esto, más allá de que hubo policías y preventores ordenando de alguna manera el tránsito.

Sobre todo se complicó el sector del nudo vial. Hubo trabajos de reparación en la Costanera y las calles Alem, Rondeau, Lavalle, Corrientes, Garibaldi y Pedro Vargas.

Lunes y martes se refaccionaron los semáforos de estas arterias, y los especialistas estimaron que desde anoche todo la zona volvería a la normalidad.

"Esta tormenta fue algo atípico. Cuando es sólo agua lo que cae se quema nada más que la placa del semáforo y el técnico va y la cambia. Es más, los que son modernos se autoprotegen. Ahora se quemaron los CPU por completo", explicó Matilla.

"Ante estos casos, no hay mucho que hacer ni que prevenir. Sería buena alguna protección contra rayos, pero por ahora no existe tecnología para eso. Y eso que desde hace un tiempo venimos modernizando la red semafórica", cerró.
Fuente:

Más Leídas