Según un informe, las bodegas destinan casi el 60% de las ganancias a pagar impuestos

La vitivinicultura argentina aportó tributariamente al Fisco -en 2017- poco más de 4.400 millones pesos y generó 385 mil puestos de trabajo directos y otros 279 mil indirectos.

El 58% del excedente de explotación de las bodegas se destina al pago de impuestos, y así la vitivinicultura aportó al Fisco en 2017 poco más de $4.400 millones.

Los datos surgieron de un trabajo elaborado por el Observatorio Vitivinícola Argentino, la Corporación Vitivinícola Argentina, la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Cuyo y la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas, con la participación de la Bolsa de Comercio de Mendoza.

El estudio determinó que para una bodega pequeña (1 millón de litros aproximadamente) los impuestos significan 63% del excedente de explotación, mientras que para una grande (10 millones de litros aproximadamente) el valor sube al 65%.

Así, puntualizó que la estimación para el sector en su conjunto es del 58%.

En la actividad primaria, el 43% del excedente de explotación se utiliza para pagar impuestos, tanto en fincas pequeñas como grandes.

Según el informe, la vitivinicultura argentina aportó tributariamente al Fisco -en 2017- poco más de 4.400 millones pesos y generó 385 mil puestos de trabajo directos y otros 279 mil indirectos.

También, durante el año pasado esta industria vendió casi 900 millones de litros de vino en el mercado doméstico, lo que significó una facturación de más de 58 mil millones de pesos y cerró el año con un consumo per cápita de 20,3 litros.

A su vez, en el exterior, la Argentina vendió sus productos vitivinícolas (vino, jugo concentrado de uva, pasas y uva en fresco) en poco más de 953 millones de dólares a 122 países.

Así, en 2017 la cadena de valor vitivinícola (vino, jugo concentrado de uva, pasas y uva de mesa) generó valor agregado por más 38 mil millones de pesos.

Por su magnitud, el fraccionamiento y la elaboración de vino en conjunto aportan 1 de cada 3 pesos de valor agregado.

El 30% del valor agregado generado en la venta de vino es mano de obra, siendo en algunos casos, como en la producción de uva para vinificar, de alrededor del 70%.

El informe detalló, también, que la estimación por hectárea indica un valor de 170 mil pesos por hectárea que se distribuye en las 18 provincias del país en las cuales se desarrolla la vitivinicultura.

En consecuencia, de una hectárea de vid se produjo en 2017 riqueza por 170 mil pesos a partir de la uva, vino, jugo de uva, pasa de uva, uva de mesa y turismo.

El documento reveló, además, que la comparación de las variables macroeconómicas reflejó que la cadena vitivinícola representó en 2017 aproximadamente el 0,4% del PBI argentino.

"Si bien este valor parece bajo, cuando se considera que la superficie de Argentina es de aproximadamente 2,8 millones de km2, se advierte que la vitivinicultura se desarrolla en el 0,1% de la superficie del país", resaltó el texto.

Y añadió que cuando se compara el valor agregado vitivinícola en relación al valor agregado de la industria manufacturera nacional, el porcentaje alcanza el 3%.

Al considerar dentro de la industria manufacturera el valor agregado de productos alimenticios y bebidas, la vitivinicultura significa el 10%, es decir que 10 pesos de cada 100 pesos generados por la industria alimenticia del país corresponden a la cadena vitivinícola, concluyó el informe.
Fuente:

Más Leídas