Mendoza - Guaymallén Guaymallén
lunes 11 de junio de 2018

Se atrasará unos meses más una esperada obra

La obra vial que se está realizando en el carril Ponce en el tramo que une Rodríguez Peña con la Ruta Nacional 7 ya lleva la mitad del plazo previsto para su ejecución.

La obra vial que se está realizando en el carril Ponce en el tramo que une Rodríguez Peña con la Ruta Nacional 7 ya lleva la mitad del plazo previsto para su ejecución. Si bien los trabajos avanzan a buen ritmo desde que comenzaron en marzo, hay una demora que haría que en lugar de culminar en septiembre como estaba previsto, la finalización sea un mes después, en octubre.

La obra tiene un alto impacto para los vecinos ahora por el hecho de que está la calle cerrada y también porque por allí circulan muchos camiones, lo que hizo que el asfalto tuviera pozos y ondulaciones profundas. Además, porque se la ampliará y se la dotará de infraestructura.

"La traza está siendo ampliada, tendrá una calzada de hormigón, más banquinas, cordón y cuneta. Quedará una linda traza, muy regular", expresó el subadministrador de la Dirección Provincial de Vialidad, Diego Kotlik.

La obra incluyó la demolición del pavimento de hormigón, la construcción de una nueva estructura del mismo material con un espesor de 23 centímetros, y la ampliación de la calzada hasta 7 metros con 30 centímetros de ancho. Las banquinas tendrán 2 metros de ancho y se ejecutarán con concreto asfáltico.

"No es la idea que se vuelque todo el tránsito pesado a ese carril, pero sí que lo harán con mayores parámetros de seguridad comparados con los actuales, donde había curvas muy cerradas, con propiedades que están arriba de la ruta, sin dejar lugar de maniobra a camiones o semirremolques", agregó Kotlik.

Además, se renovará el arbolado, erradicando los ejemplares que están viejos y con riesgos de caerse y colocando nuevos, a los que se les agregará una hijuela propia.

El presupuesto para la obra alcanza los $36 millones, ya que también comprende la construcción de una nueva red de cloacas y de agua potable, la construcción de nuevos puentes para el acceso a las propiedades, la ejecución de obras de drenaje, la iluminación del tramo, la colocación de nueva señalización y nueva demarcación horizontal.

El plazo era de seis meses para completar la ejecución. Sin embargo, el ritmo no es el esperado y hay una demora que extendería al menos un mes los trabajos.

La expropiación de los terrenos
Desde Vialidad explicaron que hay un procedimiento que es recurrente en cada obra, que es el de la expropiación de terrenos, o de porciones de los mismos, para poder trazar la línea homogénea que se necesita de distancia hacia el camino.

En muchos casos, luego de que la comisión valuadora de la Dirección de Catastro tasa el terreno, se le transmite la cifra al vecino y se concreta de manera pactada.

Sin embargo, en otras ocasiones, el número puede parecerle poco al propietario, por lo que generalmente se culmina en un juicio.

"En general, lo que sucede es que el juez le otorga a Vialidad la posesión de los terrenos para correr los alambrados mientras se espera que termine el juicio para determinar cuánta plata se le debe pagar al vecino, lo cuál es lógico porque están perdiendo parte de su propiedad. No hay mucha alternativa para los vecinos, correrse se tienen que correr", explicó Kotlik.

Agregó que habitualmente las rutas provinciales tienen una medida, que puede ser de 10, 15 o 20 metros, por lo que cuando el vecino va a construir una propiedad, sea una casa o un galpón, debe adecuarse a esa línea que le indica Vialidad.

"Si todos hicieran lo mismo se consolidaría la línea y no habría necesidad de expropiar", explicó el funcionario.
Fuente:

Más Leídas