Mendoza - Mendocinos del año Mendocinos del año
domingo 24 de diciembre de 2017

Rampas e intérpretes para una sociedad inclusiva

A pesar de sus logros académicos, los jóvenes con capacidades diferentes creen que aún falta conciencia social

En materia de educación, a lo largo del año protagonizaron varias páginas de Diario UNO aquellos jóvenes cuyos esfuerzos para estudiar y sus resultados fueron ejemplares, demostrando que no hay barreras cuando hay voluntad. Pero también cuando están dadas las posibilidades para que sean incluidos.

Por eso la mayoría reconoció que faltan mejoras en infraestructura y crear conciencia social y laboral. "Micros y esquinas con rampas y que la ciudad sea más limpia y ordenada", resumió tajantemente sobre qué es lo que cree que hace falta Cristian Miranda, que nació sin pies ni manos y hoy cursa el cuarto año de la secundaria y se prepara para ser abogado.

El grupo de alumnos hipoacúsicos que salieron abanderados y escoltas del colegio Nicolás Avellaneda ven como prioritario para seguir estudiando y para trabajar que haya intérpretes en las universidades y también en las empresas.

Para ello, que la sociedad en general aprenda lenguaje de señas creen que sería un aporte crucial para que todos estén comunicados.

En tanto a los cuatro jóvenes universitarios que durante el año se destacaron por haber obtenido premios y becas en el exterior no sólo los une el haber representado al país con ideas innovadoras y un alto nivel intelectual sino que todos coincidieron en querer desempeñarse como educadores, porque entienden que sus experiencias y "empuje" son necesarios para la formación de los que recién empiezan a estudiar.

Francisco Tinelli (22) y Emiliano López (22), futuros ingenieros en Mecatrónica; Nicolás Recabarren (24), ingeniero en Sistemas, y Nicolás Rallo, estudiante avanzado de derecho, afirmaron que falta motivación, más práctica y oportunidades de formación con "espíritu joven", para incentivar a los que vienen detrás de ellos.

Otra carencia que encuentran es la falta de concursos o eventos que los destaquen a nivel internacional y los incentiven económicamente.

"Para destacarse en la industria internacional hay que viajar a Brasil, Estados Unidos o Europa. Acá, por más que seas un copado, no lo podés canalizar. Para eso hacen falta circuitos para fomentar la participación, pero que los destaquen internacionalmente y que la economía acompañe para que sus ideas o productos crezcan", ejemplificó Recabarren, experto en videojuegos.

Piden presencia del Estado
Que sus labores serían aún más trascendentes y con más beneficiados si contaran con más apoyo e interés del Estado, así como de la misma sociedad, fueron opiniones comunes entre los mendocinos destacados del año por sus acciones solidarias.

Esto a pesar de que su trabajo ad honórem y muchas veces anónimo es de gran importancia ante adversidades e inclemencias de distinta índole.

Tal es el caso de los bomberos voluntarios, que en Mendoza suman alrededor de 500.

"El 75% de las emergencias las atiende Bomberos, aunque algunos no reconozcan estos números y que seamos pocos conocidos. La gente tiene que saber que en cada departamento hay un cuartel con gente que se perfecciona", detalló Pablo Tejeda, bombero tunuyanino que ayudó junto con cuatro colegas más a mitigar los devastadores incendios en Chile.

Más allá de eso, ni ellos ni Norma Martínez y Carlos Vicario (referentes de la Asociación de Ayuda al Diabético Karen Agustina), ni Sebastián Gallardo –los reconocidos este año– piensan desistir.

"Son granitos de arena que tienen que multiplicarse. La solidaridad no tiene fecha de vencimiento", afirmó Gallardo, quien tatúa de forma gratuita a víctimas de violencia de género para borrar las marcas que les dejaron sus victimarios.
Fuente:

Más Leídas