Mendoza Mendoza
domingo 01 de abril de 2018

Quieren refuncionalizar el Cementerio de Capital y tercerizarlo

La Comuna apunta a rescatar y poner en valor tres hectáreas actualmente abandonadas y deterioradas. Aún no se define el plazo de la concesión. El plan se concretará desde 2019

El intendente de la Ciudad de Mendoza, Rodolfo Suarez, confirmó a Diario UNO que el Cementerio de Capital, ubicado en Las Heras, será refuncionalizado. Según el mandatario, la idea es que en adelante el mantenimiento de todos los sectores quede a cargo de una empresa que recibirá una concesión y podrá administrar el predio por una cantidad de años aún por definirse.

Esta empresa será, además, la encargada de invertir en la remodelación de un sector de tres hectáreas que actualmente presenta un importante estado de abandono y deterioro. Desde la Municipalidad quieren que este año se defina el proyecto, con las distintas propuestas que los privados hagan en esa área, para efectivamente comenzar las obras necesarias a partir del año siguiente.

"Estamos en una etapa de estudio, pero queremos tercerizar una parte. El cementerio está dividido en dos grandes espacios: uno hacia el oeste y otro hacia el este. El primero está sumamente deteriorado y es el más antiguo. Pensamos recibir distintos proyectos para ese lugar, para que sea recuperado, replanteado y puesto en valor", dijo Suarez.

"Esperamos que en ese espacio haya un sitio donde se puedan albergar recipientes con cenizas, que también pueda haber sepulturas tipo cementerio parque, buscar un sistema que pueda abarcar distintas modalidades vigentes. Será una concesión a tantos años para que un privado invierta en el mantenimiento y su puesta en valor", agregó el intendente.

El ala oeste de la que habla el mandatario es la parcela ubicada entre las avenidas Mitre y Juan B. Justo. Este sitio actualmente solo cuenta con un preventor de custodia, poca iluminación e inseguridad. De hecho, ha sido noticia en los últimos meses por la profanación de algunas tumbas, según se cree que para realizar rituales esotéricos o para el comercio ilegal de osamentas.

En este sector también se ubica el cuadro 33, sector destinado a enterrar a los denominados NN y donde se realizaron excavaciones en busca de restos de desaparecidos durante la dictadura militar.
Suarez indicó al respecto que cualquier proyecto que se realice deberá cuidar y preservar esta área, además de señalar con algún monumento la importancia histórica.

Historia y turismo
El ala este, la principal parte del cementerio, está trazada entre la avenida San Martín, Caseros, Circunvalación y la avenida Mitre. El predio tiene un destacado valor histórico y turístico. Suarez detalló que desde hace un tiempo la Municipalidad lleva adelante un proceso de traslado de cadáveres a ese sector con la anuencia de los herederos y a través de ordenanzas.

En 2016 se creó en esa parte del cementerio el Pabellón de los Notables e Ilustres. Con esta iniciativa fueron reubicados definitivamente los restos de personajes de destacada trayectoria y valor meritorio para la comunidad. Llevan la nueva denominación los actuales pabellones B, C, D, E, F y G del cementerio.

Yace en este sitio el arquitecto Urbano Barbier, constructor belga que llegó en 1860 y fue partícipe de la forma que adquirió la provincia después del terremoto. También se lo conoce por ser el primero en edificar una casa de dos pisos, entre otros obras. También reposan los restos del ingeniero Frank Romero Day, ministro de Industria, Obras Públicas, Economía y Riego.

Otra de las figuras que descansan en este sector es María de los Ángeles Orquín, la primera reina de la Vendimia de Capital, en la fiesta que se celebró en 1936. Están los restos de Santiago Pampillón (1942-1966), obrero y militante estudiantil de la Unión Cívica Radical y fundador de la agrupación estudiantil universitaria Franja Morada. También están los restos del escritor Antonio Di Benedetto.

El Cementerio de Capital es famoso por sus recorridos guiados y gratuitos. Desde hace ya más de una década invita a los vecinos a conocer los mausoleos y tumbas que datan de fines del siglo XIX y principios del XX. Profesores y especialistas describen en cada oportunidad la simbología particular de la arquitectura funeraria y las historias familiares y de misterio que habitan el lugar

Fuente:

Más Leídas