Mendoza Mendoza
jueves 16 de noviembre de 2017

Podrán ser detenidas las personas que porten cuchillos o pistolas de juguete

El oficialismo dio sanción definitiva a una modificación del Código de Faltas, aun tras recibir todo tipo de críticas de la oposición

Sin dudas, la ley del Ejecutivo que permitirá a los policías detener a quienes porten armas no convencionales, o réplicas de armas de fuego, generó polémicas y dudas –y, para qué negarlo, dio lugar a más de una broma al respecto de su implementación– por parte de la oposición.

Sin embargo, consiguió los votos suficientes para ser aprobada y ayer se convirtió en ley.

Es decir que cualquier persona que porte un revólver de juguete o elemento que pueda ser utilizado para cometer un delito –cuchillo, barreta, ballesta, cúter, navaja, martillo, destornillador, cortaplumas o chuza de cualquier tipo– se le decomisarán los objetos y puede quedar detenido, ser multado o ir a prisión.

El ministro de Seguridad, Gianni Venier, defendió la nueva regla diciendo que es una nueva herramienta para luchar contra el delito.

Un debate insólito
Mientras fue el diputado oficialista Jorge Albarracín el encargado de defender los argumentos por los cuales esta ley es necesaria, la oposición –parte del PJ y el FIT– utilizó unos ejemplos que rozaron la ironía para justificar por qué no estaban de acuerdo con ella.

"Creo que debemos postergar el tratamiento de esta ley. No está clara, ¿por qué no puedo llevar una ballesta, pero sí puedo llevar un arco? ¿qué va a pasar con las ferreterías, van a ser consideradas verdaderos arsenales?", planteó el diputado peronista Gustavo Majstruk.

Cecilia Soria, del bloque del FIT, aseveró:"Yo tengo un amigo que estudia diseño y anda con un cúter en la mochila, ¿lo van a detener?"

Otra que agregó un ejemplo insólito fue la diputada Patricia Galván, del PJ: "Tengo un conocido que es chef, hace poco lo detuvieron porque llevaba un cuchillo entre sus pertenencias. Pasó un mal momento"

Mientras, más enojado, el justicialista Jorge Tanús manifestó: "Ésta es otra ley para la gilada. Como la del trabajo de los presos. No es serio que legislemos de esta manera. El criterio de detención no puede quedar a discrecionalidad de los policías".

También Lucas Ilardo, del PJ, sentenció: "No entiendo por qué hay que sacar esta legislación tan apresuradamente, es por un capricho. Porque todos estamos de acuerdo en el fondo, pero no en la forma".

El PJ votó partido: 6 peronistas lo hicieron a favor (Silvia Ramos, Javier Cofano, Mario Díaz, Javier Molina, Lidia Ruiz, Alberto Roza), 6 se abstuvieron (Sonia Carmona, Norberto González, Lucas Ilardo, Carlos Bianchinelli, Leonardo Giacomelli y Cristina Pérez) y tres se mostraron directamente en contra: Jorge Tanús, Patricia Galván y Gustavo Majstruk.

Faltaron Carina Segovia, Omar Parisi y José Muñoz.

Se abstuvo también Marcos Niven, "porque la ley tiene –a su criterio– errores de contenido que el radicalismo y los demás partidos oficialistas no quisieron subsanar".

La defensa del ministro
Por su parte, el ministro de Seguridad, Gianni Venier, defendió la ley puesto que la considera una herramienta más que útil para luchar contra el delito. "Hoy los policías saben qué elementos se pueden usar para cometer un delito y no pueden decomisarlos porque no hay una reglamentación que los asista, a partir de ahora la tendrán".

Consultado acerca del peligro que puede resultar confiar en el criterio de la policía para implementar la regulación, el ministro destacó: "Ese es un discurso setentista, el de desconfiar de la policía; tenemos que tener una policía cada vez mejor preparada y en la que confiemos más". Subrayó que se va a capacitar a las fuerzas en cuanto a la forma de llevar a la práctica la legislación.

"Yo les puedo asegurar que por cada cuchillo que una persona que no va a cometer un ilícito lleva para asistir a un asado, hay 400 cuchillos que se usan para delinquir; queremos llegar antes de que pase esto".

Agregó que la legislación complicará a aquellos que no puedan justificar por qué llevan los objetos que llevan. No a un trabajador o a una persona que le da un uso práctico a un objeto cortante o punzante, como un cúter.

"La gente tiene que sentirse segura teniendo a un policía capacitado que la pueda defender", aseveró.
Consultado acerca de si la ley se aplicará según el aspecto de la persona que sea requisada, el ministro lo negó, y dijo que será igual para todos. Sin embargo aclaró "para que la ley funcione bien, se tiene que saber usar, no vamos a ir a revisar a señoras en un geriátrico, ni en una convención de odontólogos".

Fuente:

Más Leídas