Mendoza - Maipú Maipú
domingo 26 de noviembre de 2017

Podrán detectar los parásitos que resisten el cloro

La Municipalidad de Maipú y la UNCuyo desarrollaron un aparato que servirá para usar en natatorios públicos.

La Municipalidad de Maipú se propuso certificar normas ISO. Para hacerlo y para demostrar que tiene calidad en todos sus servicios, desarrolló un dispositivo que le permite filtrar grandes cantidades de agua para detectar aquellos parásitos que el cloro que se le pone al agua de las piletas no mata. El proyecto se hizo en conjunto con la Universidad Nacional de Cuyo.

Elena Spadoni, profesora de la cátedra de Zootecnia de la UNCuyo, explicó que el certificado bacteriológico Maipú ya lo tiene pero que se han encontrado parásitos que son resistentes al cloro. "Encontramos un método para verificar parásitos en agua que, como están en muy baja proporción, para detectarlos necesitamos filtrar grandes cantidades de agua y los métodos tradicionales usan frascos estériles", explicó Spadoni.

Contó que ya han aplicado el nuevo método en tres piletas y que encontraron parásitos pero no de los que resisten el cloro.

La especialista aclaró que esos parásitos no están en el agua con que se llena la pileta. "La gente que está infectada y se baña en el agua es la que los trae; producen fenómenos de diarrea y enfermedad gastrointestinal bastante importantes así que si alguna persona está enferma se recomienda que no se meta, porque viene otra persona y sin querer traga agua y se contagia", explicó.

Sobre el dispositivo, del que no dio mayores precisiones dado que la patente está en trámite, dijo que es fácilmente transportable, que cabe en una camioneta pequeña y no sale más caro que un sistema de filtración de la casa. Silvia Marchesi, encargada de bromatología de Maipú, contó que el aparato sirve para cualquier tipo de líquido y que de otras comunas ya se han interesado.

Para evitar los contagios de parásitos, Spadoni recomendó no bañar a los niños con pañales –ni siquiera los aptos para agua, porque no son totalmente impermeables– y utilizar el lavapiés y las duchas previas a entrar al agua, para quitar todos los productos del cuerpo que desequilibran la composición química del agua de los natatorios.
Fuente:

Más Leídas