Mendoza - Valle de Uco Valle de Uco
lunes 25 de junio de 2018

Orégano: importación y adulteraciones preocupan al sector

Además de la competencia desleal con lo que se importa, por los precios que ofrecen, desde Mendoza denuncian mezclas y mala calidad de lo que se vende, según un estudio.

El orégano venía siendo uno de los pocos productos de la agricultura que se mantenían rentables. Sin embargo, podría pasar a engrosar la lista negra de cultivos que ya no le convienen al productor primario.

Esto alentado por dos motivos principales: no sólo las importaciones masivas se han duplicado en un año, llevando a que la competencia en precios sea desleal porque lo que llega se ofrece mucho más barato que lo que cuesta producir la aromática acá, sino que se han detectado "alevosas" adulteraciones en los productos que se venden como tal en supermercados y distribuidoras, usando poco producto original.

Esas son las denuncias de productores y entidades afines al sector, por las que hace unos días la Sociedad Rural del Valle de Uco llegó a Buenos Aires para pedir que se tomen medidas por parte del Ministerio de Agroindustria y también del de Salud, a través de la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica).

En detalle
"Acá hay dos problemas: uno económico y otro de salud", anunció Mario Leiva, presidente de la Sociedad Rural valletana, acerca de lo que lo llevó a mantener reuniones con autoridades del Gobierno nacional hace unos días. Allí planteó el impacto de las importaciones masivas de orégano, que se duplicaron en un año, y también la calidad del producto que se ofrece en mercados. A esto último lo avaló presentando un informe que el INTA solicitó a un laboratorio de etnobotánica y botánica aplicada de La Plata en el que se detectaron adulteraciones en más de 8 muestras de lo que se ofrece como "orégano" en las góndolas.

En algunos casos se halló casi un 30% de hoja de olivo mezclada con el producto genuino que en su mayoría se cultiva en Mendoza (concentra el 85% de la producción nacional), pero también con el que se importa mucho más barato y con menor calidad, sobre todo el proveniente de Turquía, que es el segundo proveedor, después de Perú.

"Lo que más preocupa es la adulteración y el peligro de cómo están compuestos los paquetes que venden en todo el país de orégano. Por eso consideramos que es un problema de salud pública", explicó Leiva, que es optimista con respecto a la intervención de la ANMAT para que tome cartas en el asunto, así como con una visita que referentes de Agroindustria de la Nación prometieron hacer en breve al Valle de Uco para conocer la situación de los locales.

"Esto nos perjudica enormemente. Uno compra lo que cree que está más barato o marcas que siempre ha comprado. Lo que se ofrece y hasta lo que se importa a veces tiene la misma textura y el mismo peso que el orégano pero la adulteración está a la vista", comentó Aldo Donnantuonni, uno de los principales productores de San Carlos, que es el departamento donde se concentra la mayor producción provincial y, por ende, la nacional.

En lo que respecta a los precios del mercado, que está vinculado también a la calidad de lo que ingresa a Argentina, que es más baja pero cuesta menos, este productor dijo: "Nosotros no podemos competir con el que viene de Perú y Turquía, este último parece yerba. Antes de la suba del dólar el orégano nuestro estaba entre $70 y $90 y el de ellos llegaba a $25 puesto en Buenos Aires y la importadora lo vendía a $40. No podemos competir nosotros contra ese precio".

Este referente comentó que a raíz de las condiciones climáticas hace un año hubo que importar mucho de esta hierba aromática porque el mercado nacional no lograba autoabastecerse. Sin embargo, hoy la desventaja radica en los precios del producto que ingresa al país, que vuelve mucho menos competitivo al producto local.

"Nos presionan con los precios, para que los bajemos, y si no, no nos compran. El negocio hoy está depreciado, los costos nuestros son muy caros y hemos perdido ya casi 40% de rentabilidad para el año próximo por el aumento del dólar y la inflación, porque el precio de un año a otro no se ha modificado. La inflación se va comiendo la ganancia", agregó Juan Sánchez, productor de Chilecito, detallando que ya trillado ellos ofrecen el kilo de orégano a unos $60, en promedio.

Según otros precios de referencia dados por agricultores del Valle de Uco, el productor primario saca del galpón a granel el kilo de orégano a $40 o $45. Después la especiera lo tiene que fraccionar, y le realiza varias labores más para ya comercializarlo hasta a $100 el kilo. Cuando el importado se ofrece al mercado nacional a 2 dólares.

"Hay familias que tienen dos hectáreas, eso les ayuda a llegar al final del año, para tener una ganancia, pero ahora algunos van a desistir. La decisión de entrada libre al país es una pena porque el orégano no es algo que incide en el número final de nadie. Pero sí cuando queremos exportar, por ejemplo, hay que cumplir con muchas normas de calidad", dijo Sánchez.
Fuente:

Más Leídas