Mendoza Jueves, 8 de agosto de 2013

Nacieron los mellizos Garrido

Macarena y Agustín son hijos de la pareja que tuvo que esperar 11 años para concretar el sueño de ser padres, hasta que consiguió que la obra social Medifé cubriera el tratamiento de fecundación.

Por Javier Cusimano

cusimano.javier@diariouno.net.ar

Luego de once años anhelando el milagro, nacieron los mellizos de Laura Reynoso (35) y Alejandro Garrido (37). La pareja, después de diez años de intentos y con abogado de por medio, consiguió torcerle el brazo a una prepaga para que cubriera el tratamiento de fecundación in vitro mediante el cual concretaron el sueño de ser los padres de dos hermosos bebés.

Macarena Agostina y Agustín Santino son los nombres de los pequeños que nacieron el martes al mediodía. Las rozagantes criaturas llegaron al mundo por intermedio de una cesárea programada y se encuentran internados en el Hospital Español. Ambos nacieron fuertes y sanos, y sin ningún tipo de complicaciones.

Agustín fue el primero en abandonar el vientre materno a las 11.47 y minutos después fue el turno de Macarena. El varoncito pesó 2,470 kilogramos y midió 46,50 centímetros, mientras que la nena pesó 2,400 kilogramos y no supera los 46 centímetros de largo. Permanecerán en la clínica hasta mañana para chequear que todo sigue bien.

Alejandro Garrido, muy emocionado, contó que no tiene palabras para expresar el enorme sentimiento desde que vio a sus hijos asomándose a la vida. El papá pudo presenciar el parto cerca de su mujer y observar cada uno de los pasos que el equipo médico dio para asistir a mamá y a los mellizos.

“Es algo único e inexplicable ver cómo sacan a tus hijos, verlos por primera vez. Muchos me contaron la experiencia, pero otra cosa distinta fue poder vivirla. Fueron más de once años esperando el momento, luchando para que mi mujer quedara embarazada. Fueron muchos los tratamientos y los médicos hasta este momento tan especial”, cuenta Alejandro.

Para Laura, que temía que por su edad pudiera perder la posibilidad de ser madre, desde el día en que supo de su embarazo, su vida cambió de rumbo definitivamente. “Me siento totalmente feliz y agradecida por estos dos lindos gorditos”, dijo con voz tierna, todavía cansada por la operación.

Los padres primerizos se conocieron en Godoy Cruz cuando eran adolescentes y llevan juntos más de 20 años. Desde la mitad de ese tiempo intentaron ser padres, pero no daban con ningún tratamiento y la fecundación in vitro era muy costosa para su presupuesto. Este procedimiento cuesta actualmente cerca de $40.000.

Luego de presentar un recurso de amparo en la Justicia, la obra social Medifé debió prestarles la asistencia que necesitaban, una inyección intracitoplasmática de espermatozoides ICSI. Tratamiento de alta complejidad reservado sólo para los más adinerados antes de que se promulgara la Ley de Fertilización Asistida.

Después de realizar el procedimiento, cinco embriones fueron fecundados con éxito, tres fueron implantados, uno se detuvo a las siete semanas y los otros dos se desarrollaron y crecieron hasta transformarse en Macarena y Agustín.

Más noticias