Mendoza - Julio Le Parc Julio Le Parc
domingo 03 de diciembre de 2017

Mendocino hasta los huesos, pero también parisino hasta la médula

Considerado uno de los creadores más originales de las artes plásticas, y referente mundial del arte cinético, Julio Le Parc ha sido el centro de una semana de homenajes en Mendoza.

Tiene el espíritu de los estudiantes del Mayo Francés de 1968. Sus casi 90 años, que cumplirá en septiembre del año que viene, solo se le notan en su andar pausado y en ese instante que se toman los experimentados para meditar sus reflexiones antes de darlas.

No es un viejo. Es solo un joven con muchos años vividos.

Julio Le Parc camina por su pueblo. No ha nacido acá, sino en la ciudad de Mendoza, pero en Palmira transcurrió su infancia de rodillas embarradas, jugando a las bolitas y disimulando su torpeza en el fútbol.

"¿Todavía está la panadería El Sol, de los De Paz? Somos parientes...", pregunta, mientras se acomoda sus lentes curiosos, que siempre lleva puestos y que tienen unos cristales ahumados rebatibles que le ayudan a protegerse del sol.

No, ya hace tiempo que no está la panadería. Cerró. Fue decayendo con el pueblo, muerto por la privatización de los ferrocarriles, y ahora hay una distribuidora para proveer a los quioscos, aquellos que pusieron los ex ferroviarios que se quedaron sin trabajo.

Julio está cenando. Es una noche de noviembre templada, casi perfecta. Él y un grupito de no más de veinte esperan que se asen dos chivitos, mientras beben un Bonarda y comen alguna empanada.

Están en el imponente Centro de Congresos y Exposiciones de San Martín, que en realidad catastralmente está en su Palmira.

Hay varias cosas esta noche que le gustan al artista: los chivitos al asador; la música de Piazzolla, que más allá de genial ha sido uno de sus amigos; la charla distendida; la noche...

Viste de negro. Casi siempre viste así. Quizás sea un equilibrio, contra los colores de su mente, de su arte.

Es mendocino hasta los huesos, pero también es parisino hasta la médula.

Se le nota. Ambas cosas se le notan.

Le gusta prenderse en la charla con cualquiera y, a la vez, se mueve como si caminara por Montmartre. Eso es, una mezcla, como casi todos los que han viajado, los que han vivido.

"Mi punto de partida siempre fue reflexionar sobre los mecanismos de la difusión, sobre la mistificación del creador y la inserción en el circuito comercial. Es imprescindible que el espectador jamás se sienta inferior, que tenga la relación más directa posible con la obra, sin necesidad de haber estudiado estética o historia del arte", ha dicho.

Eso lo define.

La anulación de las fronteras. Entonces Julio Le Parc puede ser, sin traumas, un artista de fama mundial y un vecino de Palmira. Todos los hombres en uno solo.

Lo han declarado Ciudadano Ilustre de su pueblo. Ese en el que cursó la primaria en la escuela Martín Güemes.

Y se siente honrado, como si le hubieran dado un galardón en Europa. La antítesis del personaje protagónico de la película de Gastón Duprat y Mariano Cohn, en donde el laureado escritor Daniel Mantovani (Oscar Martínez) regresa a su pueblo para recibir esa distinción. El personaje de Martínez, por más que toda su obra esté inspirada en lo vivido en su pueblo, menosprecia ese lugar. Lo ve gris, mediocre.

Le Parc, en cambio, lo ve en colores. Lo disfruta.

Guillermo Páez fue maquinista y tiene casi tantos años como los trenes. Anda por los 91 y es también el niño que jugaba con Julio Le Parc a la bolita, en lo que era la calle Las Palmas, que después recibió el nombre del dictador José Félix Uriburu y que ahora tendrá el nombre de aquel niño que ahora vive en Francia.

Se reconocen, se saludan, se conversan. Y se mueren de ganas por arrodillarse en la tierra y ver quién quiña a quién.

Le Parc podría hablarle de su arte, de sus premios, de su historia contada en París, Londres, Tokio o Nueva York. Pero no, le habla de sus recuerdos comunes en Palmira. Tanto así es el arista. Un estudiante revolucionario del Mayo Francés.

La semana de Le Parc en Mendoza
Jule-parc-1.jpg
Julio Le Parc. 
Julio Le Parc.
le-parc-2.jpg
le-parc-3.jpg
Fjulio-le-parc-en-palimra-1.jpg
le-parc-1.jpg
le-parc-2.jpg
le-parc-3.jpg
julio le parc arteh.jpg
le-parc-1.jpg
Presentación. Julio Le Parc, Mariano Di Paola, Santiago Zemma y Yamil Le Parc.
Presentación. Julio Le Parc, Mariano Di Paola, Santiago Zemma y Yamil Le Parc.
le-parc-2.jpg
le-parc-3.jpg
le-parc-4.jpg
le-parc-5.jpg
le-parc-6.jpg
le-parc-7.jpg
le-parc-8.jpg
le-parc-9.jpg

Fuente:

Más Leídas